Guía de Füssen


Guía turística para visitar Füssen

Ubicado al norte de la frontera con Austria, a unos 130 kilómetros de Múnich, Füssen es famoso por albergar los castillos del Rey Loco, Neuschwanstein y Hohenschwangau, considerados dos de los castillos más bellos de Alemania.

Guía turística con toda la información para visitar Füssen y los Castillos del rey Loco
Guía turística con toda la información para visitar Füssen y los Castillos del Rey Loco

Ahorra tiempo y dinero reservando ya tu hotel en Füssen con Booking, déjate guiar por la opinión de miles de clientes para encontrar tu alojamiento ideal y recuerda que tienes la opción de cancelar gratuitamente en la mayoría de habitaciones si cambias de idea.

Historia de Füssen:

La historia de Füssen comenzó alrededor del siglo V a. C., cuando la ciudad formaba parte de la calzada romana Vía Claudia Augusta que unía Italia con Augsburgo. Por aquel entonces era conocida como Foetes, que terminó derivando en Fozen, Fuozzen, Füzzen y finalmente Füssen.

Vistas de Füssen a los pies de los Alpes Bávaros
Vistas de Füssen a los pies de los Alpes Bávaros

Tras la caída del Imperio Romano, se convirtió en un enclave estratégico para los monjes cristianos que predicaban la palabra de Dios.

Fue tal la relevancia en esa época, que los obispos de la cercana ciudad de Augsburgo construyeron aquí el Castillo Alto (Hohe Schloss) y el Monasterio de St Mang, dos de los monumentos más importantes hoy en día.

Füssen conserva hoy en día todo el encanto de su pasado medieval
Füssen conserva hoy en día todo el encanto de su pasado medieval

La ciudad jugó un papel fundamental en la Guerra de Sucesión de Austria, cuando se convirtió en el escenario de la firma del Tratado de Füssen que puso fin a los enfrentamientos entre Baviera y Austria.

Anteriormente la localidad ya había sido golpeada por la Guerra de Schmalkaldic y la Guerra de los Treinta Años.

  • Casas tradicionales de Füssen
    Casas tradicionales de Füssen
  • Plaza en el corazón de Füssen
    Plaza en el corazón de Füssen

Entre los siglos XV y XVIII Füssen se convirtió en la cuna del laúd, por aquel entonces la mayoría de sus ciudadanos vivían de la fabricación y el comercio de laúdes y violines.

Pero el despegue definitivo de la ciudad se produjo a partir de que el rey Maximiliano II de Baviera construyera el Castillo de Hohenschwangau, y más tarde su hijo Luis II, más conocido como el Rey Loco, ordenara construir el Castillo de Neuschwanstein, un palacio de ensueño que sirvió de inspiración a Disney.

Vistas de Füssen desde el Castillo de Neuschwastein
Vistas de Füssen desde el Castillo de Neuschwastein

Hoy la ciudad se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Alemania, gracias a albergar los famosos castillos del Rey Loco es conocida como el Rincón del Rey (Königswinkel). Además, su casco histórico conserva un ambiente medieval que encantará a todos sus visitantes.

Qué ver en Füssen:

Las atracciones que más turismo atraen a Füssen están ubicadas en las afueras de la ciudad, se trata del Castillo de Neuschwanstein y el Castillo de Hohenschwangau, conocidos como los castillos del Rey de Loco.

En el centro de la ciudad también se conservan algunos edificios de interés histórico, es el caso del Castillo Alto (Hohe Schloss), antigua residencia de verano de los obispos de Augsburgo y el Monasterio de St. Mang, ubicado a orilla del río Lech.

Aquí tienes un vídeo donde descubrimos los principales sitios de interés de Füssen, incluyendo los Castillos del Rey Loco y el casco histórico de la ciudad.

Si te gustó el vídeo regálanos un Me Gusta y suscríbete a nuestro canal de Youtube para no perderte ninguna de las vídeo-guías que vamos estrenando.

Sitios de interés de Füssen:

Castillo de Neuschwanstein

El monumento más famoso de Füssen fue un capricho del rey Luis II de Baviera, más conocido como el Rey Loco. El monarca adoraba el vecino Castillo de Hohenschwangau, donde había pasado toda su infancia. Harto de los problemas a los que tenía que hacer en frente en Múnich, decidió retirarse a Füssen y construir allí un gran palacio de ensueño.

La construcción comenzó el 5 de septiembre de 1869, en un período en el que ya no eran necesarias las imponentes fortalezas medievales. Aún así, el rey estaba empeñado en rememorar esa gloriosa época, participando activamente en el diseño del castillo de estilo romántico que había idealizado.

Castillo de Neuschwanstein, construido por encargo del Rey Loco
Castillo de Neuschwanstein, construido por encargo del Rey Loco

En primer lugar se terminó la barbacana, inmediatamente el rey se mudó allí para seguir de cerca los progresos de la obra. La construcción se alargó durante muchos años, debido a los constantes cambios de diseño introducidos por Luis II, que no llegó a ver su obra maestra completamente terminada.

Para el diseño del interior el rey se inspiró en las óperas de Richard Wagner, así como en las grandes sagas medievales, como la leyenda de Tristán e Isolda, la fábula de Gudrun o el mito del caballero del cisne Lohengrin. Las pinturas y murales de la Sala de los Cantores, el Salón del Trono o el Dormitorio Real están completamente inspiradas en estas sagas.

Entrada al Castillo de Neuschwastein en Füssen
Entrada al Castillo de Neuschwastein en Füssen

Pero se incluyeron las más modernas tecnologías de la época, por ejemplo el castillo tenía una completa red eléctrica, un sofisticado sistema de calefacción y el primer teléfono móvil de la historia.

Para obtener la mejor vista panorámica del Castillo de Neuschwanstein es imprescindible llegar hasta el puente Marienbrücke, construido en el desfiladero de Pöllat sobre una cascada que observaba el rey desde su habitación. Podéis aprovechar mientras llega vuestro turno de entrar al castillo para dar un paseo hasta el puente, hay un sendero señalizado que lleva hasta allí.

Fachada lateral del Castillo de Neuschwanstein o Castillo del Rey Loco
Fachada lateral del Castillo de Neuschwanstein o Castillo del Rey Loco

El horario del Castillo de Neuschwanstein es el siguiente: de abril a mediados de octubre de 09:00 a 18:00 horas y de mediados de octubre a marzo de 10:00 a 16:00 horas. Permanece cerrado el 1 de enero y los días 24, 25 y 31 de diciembre.

La caseta de venta abre una hora antes que el castillo y cierra una hora antes. No olvidéis comprar las entradas antes de afrontar la subida al palacio. En la página web oficial del Castillo de Neuchswastein podéis ampliar la información y reservar las entradas con antelación.

Patio interior del Castillo de Neuschwanstein junto a la torre cuadrada
Patio interior del Castillo de Neuschwanstein junto a la torre cuadrada

La entrada general cuesta 12€, la reducida son 11€, el acceso es gratuito para los menores de 18 años. Si pensáis visitar los dos castillos de Füssen, os interesa comprar la tarjeta Königsticket, cuesta 23€ la entrada general y 21€ la reducida.

Castillo de Hohenschwangau

Ubicado en lo alto de una colina, a los pies del Castillo de Neuschwanstein, el Castillo de Hohenschwangau fue la residencia de verano del rey Maximiliano II de Baviera. Su hijo Luis II, más conocido como el Rey Loco, pasó gran parte de su infancia y juventud aquí.

Castillo de Hohenschwangau, uno de los principales monumentos de Füssen
Castillo de Hohenschwangau, uno de los principales monumentos de Füssen

El castillo fue construido en el siglo XII por una familia de caballeros de Schwangau. Cuando se retiraron de la zona en el siglo XVI, el edificio estuvo en ruinas durante años. El príncipe heredero de Baviera, Maximiliano II, vio la belleza natural de la zona y decidió hacerse con la propiedad y reconstruir el castillo siguiendo un estilo neogótico.

Castillo de Hohenschwangau, una joya del estilo neogótico alemán
Castillo de Hohenschwangau, una joya del estilo neogótico alemán

Tras la muerte del monarca, su esposa y su hijo continuaron viviendo en la fortaleza, hasta que el rey heredero pudo mudarse al recién construido Castillo de Neuschwanstein. Hoy en día es propiedad de la familia Wittelsbach, quienes se han encargado de convertirlo en una de las principales atracciones de Füssen.

El Castillo de Hohenschwangau fue la residencia durante la infancia del Rey Loco
El Castillo de Hohenschwangau fue la residencia durante la infancia del Rey Loco

El horario del Castillo de Hohenschwangau es el siguiente: del 23 de marzo al 15 de octubre de 08:00 a 17:30 horas y el resto del año de 09:00 a 15:30 horas.

Castillo de Hohenschwangau, construido por el rey Maximiliano II de Baviera
Castillo de Hohenschwangau, construido por el rey Maximiliano II de Baviera

La entrada general cuesta 12€ y la reducida son 11€, el acceso es gratuito para los menores de 18 años. Si pensáis visitar los dos castillos de Füssen, os interesa comprar la tarjeta Königsticket, cuesta 23€ la entrada general y 21€ la reducida.

Castillo Alto

A diferencia de los dos castillos más famosos de la zona, Neuschwanstein y Hohenschwangau, el Castillo Alto de Füssen (Hohes Schloss) nunca fue residencia de reyes, lo construyeron los obispos de Augsburgo como residencia de verano.

Con la secularización los bienes de la iglesia pasaron a ser de los duques de Baviera, y más tarde a manos del Estado Alemán. Hoy en día se ha convertido en uno de los castillos medievales mejor conservados de todo el Estado de Baviera. 

Monasterio de St. Mang en primer lugar y Castillo Alto de Füssen detrás
Monasterio de St. Mang en primer lugar y Castillo Alto de Füssen detrás

En el interior se ha instalado una sede de la Galería Estatal de Baviera, con una extensa colección de pinturas de artistas de toda Baviera y la Galería de la Ciudad, con especial atención a la obra de Franz Pocci.

También permiten el acceso a las almenas y la Torre del Reloj, desde donde se puede disfrutar de una de las mejores vistas panorámicas de Füssen. Otra atracción del castillo es la capilla Veitskapelle, considerada la más alta de Alemania.

  • Castillo Alto de Füssen (Hohes Schloss)
    Castillo Alto de Füssen (Hohes Schloss)
  • Torre del Monasterio de St. Mang
    Torre del Monasterio de St. Mang

El horario del Castillo Alto de Füssen es el siguiente: de marzo a octubre, de martes a domingo de 11:00 a 17:00 horas y durante el invierno, de viernes a domingo de 13:00 a 16:00 horas.

La entrada general cuesta 6€ y la reducida 4€, hay pase combinado a todos los museos de la ciudad por 7€.

Monasterio de St. Mang

Ubicado junto al río Lech a su paso por Füssen, el Monasterio de St. Mang fue fundado por los monjes benedictinos de Augsburgo en el siglo XI. Se levantó en el lugar donde había vivido el ermitaño Magno, tras encontrarse sus restos incorruptos fue venerado como San Mang.

Se trata de un complejo de edificios con un marcado estilo barroco alemán que los monjes ordenaron construir a finales del siglo XVII, como símbolo de su oposición a la Contrarreforma. El interior está decorado con valiosos frescos, precisamente en la iglesia del complejo se conserva el fresco más antiguo de toda Baviera.

Monasterio de St. Mang a orillas del río Lech a su paso por Füssen
Monasterio de St. Mang a orillas del río Lech a su paso por Füssen

Después de la secularización el monasterio acabó en manos del gobierno regional, durante un tiempo funcionó como ayuntamiento, aunque hoy en día alberga el Museo de Füssen. En su interior se puede ver una de las mejores colecciones del mundo de violines y laúdes, no en vano Füssen está considerado la cuna del laúd.

El horario del Monasterio de San Mang y el precio de las entradas es el mismo que para el Castillo Alto.

Fiestas de Füssen:

Füssen fue durante siglos tierra de nobles caballeros, hoy en día siguen recordando ese glorioso pasado con el Desfile Histórico (Historische Umzüge), celebrado a finales de junio.

Las calles del casco antiguo de la ciudad se llenan de personas vestidas con los trajes de la época, otros van ataviados con la armadura de hierro que llevaban los caballeros medievales. El Mercado Medieval es otro de los atractivos de esta fiesta, así como los conciertos, los espectáculos de danza o las representaciones de batallas medievales.

Puesto de dulces en el Mercado de Navidad de Füssen
Puesto de dulces en el Mercado de Navidad de Füssen

Como en otras ciudades y pueblos de Alemania es famoso el Mercado de Navidad, el ambiente que se respira la primera quincena de diciembre es inigualable.

El mercadillo se coloca en los alrededores del Monasterio de St. Mang, hay bandas que animan el ambiente con música tradicional de los Alpes o música religiosa. En los puestecitos se pueden comprar galletas, pretzel, apfelstrudel, castañas asadas o vino caliente.

Río Lech a su paso por Füssen, acoge una popular celebración cada Año Nuevo
Río Lech a su paso por Füssen, acoge una popular celebración cada Año Nuevo

El 1 de enero tiene lugar un curioso evento, para celebrar el Año Nuevo miles de valientes recorren las gélidas aguas del río Lech subidos en flotadores y armados con antorchas. Se pueden ver cientos de lucecitas moviéndose al ritmo de la corriente del río.

Las mejores vistas del evento se obtienen desde el puente Theresienwiese.

Cómo llegar a Füssen:

Lo más común es llegar a Füssen partiendo desde Múnich, bien haciendo el viaje por vuestra cuenta o bien contratando una excursión guiada.

Si no quieres complicarte lo mejor es contratar una excursión a Füssen, por 54€ los adultos y 28€ los niños tienes incluido el autobús de ida y vuelta desde Múnich, una guía de habla hispana durante todo el viaje y la ruta por el Palacio de Linderhof, el pueblo de Oberammergau y finalmente la visita al Castillo de Neuschwanstein.

Si optas por viajar por tu cuenta la mejor opción es el tren. Los convoyes parten desde la Estación Central Hauptbahnhof de Múnich, el viaje dura unas dos horas. La estación de Füssen lleva el mismo nombre que la ciudad.

Para ahorrar dinero podéis adquirir el Bayern Ticket, cuesta 23€ una persona y 5€ por cada persona adicional, hasta un máximo de 4. Con este ticket tenéis todos los transportes públicos del viaje incluidos, es válido durante todo un día. Puedes reservar el viaje a Füssen en Voyages-SNCF, la agencia líder en venta de billetes de tren por Europa.

Zona de aparcamientos en Füssen, a los pies de los castillos del Rey Loco
Zona de aparcamientos en Füssen, a los pies de los castillos del Rey Loco

Una vez en la ciudad, hay que tomar un autobús para llegar hasta los Castillos Neuschwanstein y Hohenschwangau. Valen las líneas 73 y 78, ambas dejan justo delante de la caseta de venta de entradas.

Una opción muy interesante es alquilar un coche en Múnich y recorrer los poco más de 100 kilómetros que separan ambas ciudades a nuestro aire. También es recomendable esta alternativa si estás en Innsbruck, o en general por la zona del Tirol en Austria.

Si necesitas alquilar un coche para recorrer Baviera, con el buscador de Rentalcars encontrarás los precios más baratos entre cientos de webs de reservas. Los que opten por viajar en transporte particular a Füssen, deben saber que sólo se puede dejar el vehículo en un aparcamiento de pago. Cuesta 5€ por coche y 2€ por moto.

Cómo moverse por Füssen:

Como el Castillo de Neuschwanstein y el Castillo de Hohenschwangau están ubicados en lo alto de sendas colinas, hay varias opciones para llegar hasta allí.

Lo más barato por supuesto es a pie, es un camino bastante empinado por lo que se podrían tardar unos 45 minutos en llegar hasta Neuschwanstein y la mitad de tiempo para Hohenschwangau.

También está la opción de subir en coche de caballos. Cuesta 6€ la subida y 3€ más si queremos bajar también en carruaje.

Por último se puede subir en autobús, llegando hasta los alrededores del puente Marienbrücke. Cuesta 1,80€ subir y 1€ bajar o 2,60€ subir y bajar.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn