Guía de Asúan


Guía turística de Asúan

Situada a orillas del río Nilo, Asúan fue la frontera sur del Antiguo Egipto, ya que se encontraba justo después de la primera catarata del río, pudiéndose navegar desde aquí hasta la desembocadura sin ninguna barrera natural.

Historia de Asúan:

En el Antiguo Egipto Asúan era conocida con el nombre de Swenet, desde aquellos remotos tiempos ya era la frontera natural del imperio, a casi 1.000 kilómetros de El Cairo. Por su parte los griegos y los romanos la llamaban Siena, denominación que con el paso de los siglos acabó derivando en Asúan.

Durante todo el Antiguo Egipto fue una de las ciudades más importantes del imperio, además de por su ubicación estratégica para defender la frontera sur, también por las canteras de piedra sienita que se utilizaba en las faraónicas construcciones que hoy abundan por todo el país. De hecho además del Templo de Abu Simbel, uno de sus mayores atractivos es el obelisco inacabado de Asúan, ha permitido a los egiptólogos conocer el método de trabajo de los canteros del imperio.

Qué ver en Asúan:

Asúan es conocida fundamentalmente por ser el punto de partida de las excursiones que van a Abu Simbel, uno de los complejos de templos del Antiguo Egipto más importantes del país. Además de esto no hay muchos más atractivos en la ciudad propiamente dicha, la Mezquita de Asúan, la Catedral de Asúan o el Museo de Nubia, son algunos de los más destacables. En los alrededores también es interesante el Mausoleo del Aga Khan, tumba del Sultán Mahommed Shah.

Sitios de interés de Asúan:

Abu Simbel

Es una de las mayores atracciones históricas que se pueden visitar en todo Egipto, de hecho es el segundo monumento más visitado del país, sólo superado por las pirámides de Guiza. El conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Aunque las excursiones parten desde Asuán, el templo está localizado a más de 200 kilómetros de esa ciudad.

El complejo está formado por dos templos excavados en la roca en el siglo XIII a. C., uno es del faraón Ramsés II y el otro el de su esposa favorita, la reina Nefertiti. Además de honrar al faraón Ramsés II, también se venera a los dioses egipcios, Ra, deidad del sol y la vida, Amón, hijo de Ra y Ptah, dios del inframundo.

Templo Mayor de Abu Simbel o Templo de Ramsés II
Templo Mayor de Abu Simbel o Templo de Ramsés II. Foto de Son of Groucho.

El Templo de Abu Simbel cayó durante siglos en el olvido, tras haber sido enterrado por las implacables arenas del desierto, no fue hasta 1813 cuando se volvió a tener noticias de él. Aunque lo primero que hicieron los europeos que lo descubrieron, fue llevarse todos los objetos de valor que pudieron cargar.

Su ubicación actual no es la original, ya que tuvieron que ser trasladados en 1968 para evitar que fueran inundados al construir la presa de Asuán. A los países que ayudaron en el traslado de los grandes templos, se les compensó regalándoles algunos templos menores que había en la zona, es el caso del Templo de Debod en Madrid o el Templo de Dendur en Nueva York.

La fachada del templo principal tiene una altura de 30 metros y un ancho de 36 metros. Está custodiada por cuatro gigantescas estatuas de 20 metros de altura que representan al faraón Ramsés II llevando la doble corona del Alto y Bajo Egipto, sentado con las manos descansando sobre las rodillas. A sus pies hay varias estatuas menores que representan a su esposa favorita, su madre y sus hijos.

El interior del templo también es monumental, está formado por varias estancias que van decreciendo de tamaño según se acercan al santuario. En éste último se encuentran cuatro esculturas talladas en piedra negra, representan a tres dioses egipcios y al faraón que también era considerado un dios. La peculiaridad de ésta sala es que los días 21 de octubre y 21 de febrero, los rayos del sol atraviesan todas las salas y penetran directamente hasta la pared donde se iluminan tres de las cuatro estatuas de los dioses, precisamente dejando sin iluminar la que representa al dios egipcio del inframundo, Ptah.

Templo de Nefertiti en Abu Simbel
Templo de Nefertiti en Abu Simbel. Foto de Paul Mannix.

El templo menor está dedicado a la reina Nefertiti, la esposa favorita del faraón, también a la diosa egipcia del amor y la belleza. La fachada está decorada con cuatro estatuas de Ramsés II y dos de su esposa Nefertiti. En el interior se pueden ver escenas de los faraones ofreciendo sacrificios a los dioses.

La entrada al complejo de Templos de Abu Simbel cuesta 70 LE, ya está incluida una audioguía en español o inglés que hay solicitar en el control.

Transporte a Asúan y Abu Simbel:

Aunque se encuentra a más de 200 kilómetros de distancia, sólo es posible llegar hasta Abu Simbel partiendo desde Asuán. La ruta más utilizada por los turistas es llegar a El Cairo en avión desde su país de origen, desde allí a Lúxor en avión o tren y en Lúxor seguir un crucero de cuatro días por el Nilo hasta llegar a Asuán.

Crucero por el lago Nasser para viajar desde Asúan a Abu Simbel
Crucero por el lago Nasser para viajar desde Asúan a Abu Simbel

Una vez que hemos llegados a Asúan hay varias opciones, ir en avión a Abu Simbel en una media hora, ir en autobuses escoltados, casi todos parten a las 4 de la mañana para llegar sobre las siete a los templos, por último la opción del crucero por el lago Nasser, tiene la ventaja de que el embarcadero está justo delante de los mayores templos de Abu Simbel.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn