Guía de Santoña


Guía turística para visitar Santoña

Ubicada en la comarca de Trasmiera, a orillas del Cantábrico y a los pies del Monte Buciero, Santoña es una de las villas marineras más importantes de Cantabria.

Guía turística con toda la información necesaria para visitar Santoña
Guía turística con toda la información necesaria para visitar Santoña

Si estás buscando hotel en Santoña compara todas las ofertas con Booking, además de ofrecerte los mejores precios, puedes buscar tu alojamiento ideal guiándote por las opiniones de miles de clientes. También puedes encontrar apartamentos, hostales, pensiones o bed & breakfast.

Historia de Santoña:

En el Monte Buciero se han encontrado pruebas de asentamientos humanos desde la Edad de Piedra, aunque la importancia como puerto comercial de Santoña no empezó hasta la llegada de los romanos alrededor del siglo I.

La fundación oficial se le atribuye al abad Paterno, encargado en la primera mitad del siglo XI de repoblar la zona alrededor del antiguo Monasterio de Santa María del Puerto.

Monumento a la Virgen del Puerto de Santoña
Monumento a la Virgen del Puerto de Santoña

Disputas entre los reyes de Asturias, Castilla y Navarra cambiaron constantemente el destino de Santoña durante la Edad Media, algunos firmaron fueros para concederle privilegios y otros legislaron para quitarle todos sus derechos comerciales, perteneciendo durante todo ese tiempo al Reino de Nájera.

No fue hasta el siglo XVI cuando consiguieron la independencia de Nájera, el rey Felipe II le concedió además el título de Villa Real.

Monumento a Juan de la Cosa en Santoña
Monumento a Juan de la Cosa en Santoña

A finales del siglo XV en los astilleros de Santoña se construyó la nave Santa María que guió la expedición de Colón que descubrió el Nuevo Mundo. La nave era propiedad del santoñés Juan de la Cosa, conocido por participar en los primeros viajes a América y por ser el autor del mapa más antiguo que se conserva de ese continente.

Durante la Guerra de Independencia, Napoleón pronto se dio cuenta de la importancia estratégica del puerto de Santoña para controlar todo el Cantábrico, por eso que ordenó construir una plaza fuerte inexpugnable frente a los ataques provenientes tanto del mar como de la tierra. Por aquel entonces llegó a ser conocida como la “Gibraltar del Norte”, siendo el último fuerte del Cantábrico en ser abandonado por las tropas francesas el 28 de mayo de 1814.

Monumento a Luis Carrero Blanco en Santoña
Monumento a Luis Carrero Blanco en Santoña

A lo largo del siglo XIX continuó la construcción de fortificaciones en Santoña, la mayoría de los fuertes que se conservan hoy en día datan de esa época.

A finales de ese mismo siglo la industria pesquera comienza a cambiar, cuando comenzó a instalarse en los alrededores del puerto una floreciente industria conservera, cuya principal diferencia era la utilización de la salazón en lugar del escabechado como método para conservar el pescado. Actualmente las anchoas en conserva de Santoña, son de las más reputadas y apreciadas de España.

Monumento al Sulero en la machina sur del Puerto de Santoña
Monumento al Sulero en la machina sur del Puerto de Santoña

Otro hecho destacado se produjo durante la Guerra Civil Española, el 24 de agosto de 1937 se firmó el conocido como Pacto de Santoña. Las tropas vascas pactaron una rendición con los dirigentes italianos con los que se enfrentaban, pero finalmente los españoles se enteraron del acuerdo y ordenaron encerrar a los vascos en el Penal de El Dueso.

Hoy en día las calles de Santoña siguen salpicadas de numerosos edificios que recuerdan su histórico pasado, fuertes y baterías junto con las maravillas naturales que rodean la villa atraen cada año a miles de visitantes.

Qué ver en Santoña:

Fuertes de Santoña

Una de las cosas que más llaman la atención cuando se visita Santoña es la gran cantidad de fuertes que se conservan, declarados en conjunto Bien de Interés Cultural en 1992 por ser la mayor concentración de fuertes de toda España.

Fuerte de San Martín, el mejor conservado de los fuertes de Santoña
Fuerte de San Martín, el mejor conservado de los fuertes de Santoña

Hoy en día están englobados dentro del Parque Cultural Monte Buciero, un proyecto que acometió la protección medioambiental del entorno natural, así como la recuperación del patrimonio histórico.

Fuerte de San Carlos: es el más antiguo de los fuertes de Santoña, construido en la falda del Monte Buciero en la segunda mitad del XVII. Está ubicado a la entrada de la bahía, formando la primera barrera defensiva.

Fuerte de San Carlos en la ladera del Monte Buciero
Fuerte de San Carlos en la ladera del Monte Buciero

Se edificó en dos niveles con sillería de piedra. La parte baja es la más importante, aquí se ubicaban las armas de artillería y los cañones. La superior estaba reservada para las viviendas y almacenamiento de munición.

Actualmente no es posible visitar el interior. Hay un par de rutas por el Monte Buciero en las que se puede divisar parte del Fuerte San Carlos, pero las mejores vistas se obtienen desde el mar.

Fuerte de San Martín: al igual que el Fuerte de San Carlos fue construido a lo largo del siglo XVII, formando la segunda barrera defensiva de la villa.

Entrada al Fuerte de San Martín en Santoña, hoy convertido en Centro Cultural
Entrada al Fuerte de San Martín en Santoña, hoy convertido en Centro Cultural

Es el más imponente de los fuertes de Santoña, se trata de una gran fortificación compuesta por dos pisos con forma de herradura, además hay un edificio anexo que se utilizaba como sala de oficiales. Hoy se ha reconvertido en Centro Cultural.

Fuerte del Mazo o de Napoleón: se construyó durante la Guerra de Independencia por orden de Napoleón Bonaparte, siendo el más moderno de los fuertes de Santoña.

El emperador se dio cuenta de la deficiencia defensiva por la zona de la Playa de Berria y frente a los ataques provenientes de tierra, con su construcción se taparon los puntos débiles y se convirtió a Santoña en la “Gibraltar del Norte”.

Interior del Fuerte de San Martín en Santoña
Interior del Fuerte de San Martín en Santoña

Es además el más pequeño de los fuertes, construido con la propia piedra extraída de la explanada donde más tarde se ubicaría. La obra quedó inconclusa por la retirada de las tropas francesas, aún así se conserva toda la estructura amurallada, así como varios edificios que servían como alojamiento y polvorín.

Muy cerca se conserva también el Polvorín del Helechal, como su nombre indica se trata de un edificio dedicado al almacenamiento de la pólvora.

Batería de Galvanes: muy cerca del Fuerte de San Martín se encuentra la Batería de Galvanes, fue construida durante la dominación napoleónica para complementar las defensas de la bahía de Santoña.

Batería de Galvanes en Santoña
Batería de Galvanes en Santoña

Batería Alta de San Martín: se construyó a mediados del siglo XIX como un añadido al Fuerte de San Martín, incluía un gran almacén para la pólvora, un cuartel para la tropa y una explanada donde se ubicaban los cañones.

Cañón largo español del siglo XVIII en la Bahía de Santoña
Cañón largo español del siglo XVIII en la Bahía de Santoña

Batería de la Cueva: se construyó durante la Guerra de Independencia, aunque por aquel entonces llevaba el nombre de batería Rouget. Actualmente se conserva la única garita de vigilancia de la época napoleónica de toda Cantabria.

Iglesia de Santa María del Puerto

Alrededor de la Iglesia de Santa María del Puerto se fundó la villa de Santoña, en principio se trataba de un monasterio benedictino regido por el abad Paterno, quien se encargó de la repoblación y auge de la zona.

La construcción actual data del siglo XIII, es una joya del período de transición entre el románico y el gótico, por lo que fue declarada Monumento Nacional en 1931.

Iglesia de Santa María del Puerto en Santoña
Iglesia de Santa María del Puerto en Santoña

La Iglesia de Santa María del Puerto está compuesta por tres naves, siendo la central la más grande de todas. Tanto en el exterior como en el interior se conservan elementos decorativos de los dos estilos artísticos que se mezclan en su construcción.

Los elementos góticos más destacados se pueden ver en el ábside y la cabecera, dos zonas que fueron reconstruidas en la primera mitad del siglo XVI. Delrománico las mejores muestras son las portadas, con arquivoltas decoradas con motivos naturales.

El Altar Mayor está presidido por la imagen de la Virgen del Puerto, santa patrona de Santoña, cuya fiesta se celebra el 7 de septiembre. Entre los retablos laterales destaca el de San Bartolomé, encargado por la familia Hoyo en el siglo XVIII, es hoy una de las mejores muestras del flamenco en España. Por último cabe destacar la pila bautismal, se trata de una sola pieza tallada en piedra que data del siglo XIII.

Esculturas y campanas en los jardines de la Iglesia de Santa María del Puerto
Esculturas y campanas en los jardines de la Iglesia de Santa María del Puerto

El horario de la Iglesia de Santa María del Puerto es el siguiente: de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30 horas.

La entrada es gratuita.

Faros de Santoña

En las laderas del Monte Buciero se pueden ver dos faros que parecen desafiar las leyes de la gravedad, hablamos del Faro del Pescador y el Faro del Caballo. Hay un sendero circular por el monte que lleva por estos dos puntos de interés, son aproximadamente doce kilómetros entre encinares que además pasa por los fuertes y baterías que hacen famosa a la villa de Santoña.

Faro del Caballo en la ladera del Monte Buciero
Faro del Caballo en la ladera del Monte Buciero

Faro del Pescador: se construyó en 1864 en la Punta del Pescador, una escarpada ladera del Monte Buciero con inmejorables vistas al Cantábrico.

Faro del Pescador desafiando la gravedad a orillas del Cantábrico
Faro del Pescador desafiando la gravedad a orillas del Cantábrico

En principio se utilizaba como iluminación una lámpara de aceite, pero tras una remodelación llevada a cabo en 1915 debido a los destrozos causados por un ciclón, se automatizó el sistema y se transformó en un faro eléctrico.

Instalaciones del Faro del Pescador en Santoña
Instalaciones del Faro del Pescador en Santoña

Su torre blanca se alza algo más de 13 metros, aunque contando desde el nivel del mar supera los 39 metros. Es el único de los faros de Santoña que permanece en funcionamiento, por ese motivo no está permitido el acceso.

Faro del Caballo: a pesar de su inaccesibilidad es uno de los lugares más visitados de Santoña, tan curioso que estuvo nominado como el Mejor Rincón 2014 de la Guía Repsol. Fue inaugurado en 1863, aunque lleva inoperativo desde 1993 por culpa de varios actos vandálicos.

Faro del Caballo, uno de los rincones más pintorescos de Santoña
Faro del Caballo, uno de los rincones más pintorescos de Santoña

Se llega a través de una empinada escalera de casi 700 peldaños, construida en la propia roca por los presos del Penal de El Dueso.

Según se va bajando se aprecian espectaculares vistas del Cantábrico, así como las escarpadas laderas del Monte Buciero con las formas que ha ido tallando el mar y el viento durante milenios.

Bajada al Faro del Caballo en Santoña
Bajada al Faro del Caballo en Santoña

La torre del Faro del Caballo se alza poco más de 13 metros de altura, llegando hasta los 24 metros si se cuenta desde el nivel del mar.

Una estrecha escalera de caracol lleva hasta donde antaño se ubicaba la lámpara encargada de iluminar la entrada a la bahía, una terraza circular exterior permite disfrutar de las vistas del entorno desde las alturas.

Escalera de acceso al Faro del Caballo en Santoña
Escalera de acceso al Faro del Caballo en Santoña

Para los más valientes hay otro gran atractivo, un saliente permite lanzarse a las cristalinas aguas del Cantábrico. Aunque no hay una escalera que facilite luego el acceso desde el mar, una cuerda es la única ayuda para regresar a tierra.

Acantilados del Monte Buciero vistos desde el Faro del Caballo de Santoña
Acantilados del Monte Buciero vistos desde el Faro del Caballo de Santoña

Monte Buciero

También conocido como Monte de Santoña, es el pulmón verde de la villa. En sus más de 600 hectáreas de superficie se encuentra la mayor concentración de encinar cantábrico de España. Forma parte del Parque Cultural Monte Buciero, un programa encargado de la protección medioambiental y la recuperación del patrimonio histórico.

A un lado del monte se divisa la villa de Santoña y la cercana villa marinera de Laredo, al otro lado se extiende la preciosa Playa de Berria y junto a ella la Marisma de Santoña y el Penal de El Dueso.

Cumbre del Monte Buciero en Santoña
Cumbre del Monte Buciero en Santoña

Además de construcciones hechas por el hombre, las laderas del Monte Buciero exhiben maravillas naturales talladas por la acción del viento y el agua durante siglos, como la Peña del Fraile o la Punta del Caballo. También son hogar de numerosas especies de aves marinas, siendo especialmente destacada la presencia del cormorán moñudo.

Hay varias rutas de senderismo por el Monte Buciero que permiten descubrir todos sus encantos:

Playa de Berria vista desde el Monte Buciero
Playa de Berria vista desde el Monte Buciero

Ruta 1 – Faros y acantilados: senda circular de 12 kilómetros que pasa por los fuertes y baterías de Santoña, el Faro del Pescador y el Faro del Caballo, la Playa de Berria o el Penal de El Dueso. Es una ruta con grandes cambios de desnivel que discurre entre frondosa vegetación, se tardan unas cuatro horas en completarla.

Ruta 2 – Ecosistemas del Bosque: senda de unos 2 kilómetros que atraviesa el Monte Buciero, en un extremo se encuentra el Fuerte del Mazo y en el otro el Faro del Caballo. Duración aproximada 1 hora, con poco desnivel y bajo grado de dificultad.

Peña del Fraile en el Monte Buciero dominando la entrada de la bahía de Santoña
Peña del Fraile dominando la entrada de la bahía de Santoña

Ruta 3 – Culminaciones del Buciero: senda circular de unos 8 kilómetros que permite conocer las tres cumbres del Monte de Santoña, Peña Ganzo, Buciero y la Atalaya. Por el camino se pasa por el Fuerte del Mazo y el Faro del Caballo. Debido al gran desnivel es una ruta de dificultad alta, toma entre cuatro y cinco horas hacer todo el recorrido.

Ruta 4 – Tradición pesquera y fuertes napoleónicos: es la senda más fácil de todas, ya que discurre casi sin desnivel por el casco histórico. Es un recorrido circular de algo más de 8 kilómetros que lleva a conocer los cinco fuertes de Santoña, el puerto pesquero, la Plaza de Toros, el Paseo Marítimo y sus monumentos. Dura entre dos y tres horas.

Sendero por el Monte Buciero
Sendero por el Monte Buciero

Ruta 5 – Camino del Salticón: es la senda más corta de todas, poco más de 500 metros sólo de ida. Entre los puntos de interés únicamente se encuentra el Fuerte del Mazo y el Polvorín del Helechal, menos de media hora se tarda en completar el recorrido.

Puedes encontrar toda la información ampliada de las rutas por el Monte Buciero, en la página oficial de Turismo de Santoña.

Puerto de Santoña

Uno de los grandes atractivos de Santoña es su puerto, un lugar lleno de vida dominado por la impresionante figura de cristal del edificio del Mirador de las Marismas.

Puerto de Santoña, zona de embarcaciones pesqueras
Puerto de Santoña, zona de embarcaciones pesqueras

Desde la segunda mitad del siglo XIX hasta el siglo XXI se llevó a cabo una profunda remodelación, dando forma al que hoy es uno de los puertos pesqueros más importantes Cantabria. Finalmente quedó dividido en dos zonas, la parte norte para las embarcaciones pesqueras y la sur para los barcos de recreo.

Puerto de Santoña, zona de embarcaciones de recreo
Puerto de Santoña, zona de embarcaciones de recreo

Además del Centro de Interpretación de las Marismas hay otro edificio que destaca por encima del resto, se trata de la Plaza de Toros de Santoña, inaugurada el 7 de septiembre de 1902 con motivo de la festividad de la Virgen Santa María del Puerto.

Plaza de Toros de junto al Puerto de Santoña
Plaza de Toros de junto al Puerto de Santoña

Marisma de Santoña

Alrededor de Santoña se extiende el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, compartido con la cercana localidad de Noja, está considerado uno de los mejores humedales del norte de España.

Es de gran interés medioambiental por la cantidad de aves migratorias que vienen a pasar el invierno en tierras más cálidas que las del norte de Europa, también es destacable la diversidad de moluscos, peces y mamíferos que se cobijan en las tranquilas aguas del humedal.

Marisma de Santoña tras el Penal de El Dueso
Marisma de Santoña tras el Penal de El Dueso

Con la decisiva implicación de la Sociedad Española de Ornitología SEO/BirdLife y los ayuntamientos de la zona, se ha conseguido recuperar un espacio natural que se encontraba en la década de los 80 en serio peligro de desecación.

Las marismas fueron declaradas Parque Natural en 1992, desde entonces se ha llevado a cabo un programa de recuperación y conservación que hoy muestra orgulloso sus frutos, con un espacio protegido de casi 6.700 hectáreas.

Mirador de las Marismas de Santoña
Mirador de las Marismas de Santoña

Al norte de Santoña parte una ruta que permite adentrarse en el corazón del parque natural, son poco más de 2 kilómetros con seis miradores señalizados a lo largo del camino.

Otro punto de interés es el Centro de Interpretación del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, ubicado en el Puerto de Santoña.

Vista de la Marisma de Santoña desde el Mirador de las Marismas
Vista de la Marisma de Santoña desde el Mirador de las Marismas

El Mirador de las Marismas es un gran edificio de cristal con forma de barco, en su interior se puede obtener información y contratar visitas guiadas gratuitas por el parque.

Playas de Santoña

Uno de los mayores atractivos de Santoña son sus playas, en especial la Playa de Berria con sus más de 2.200 metros de arenal dorado enclavado entre el Monte Buciero y el Monte Brusco.

Playa de Berria, la más extensa de Santoña
Playa de Berria, la más extensa de Santoña

Junto a la Playa de Berria se ubica un cementerio y el Penal de El Dueso, el primero fue trasladado a su ubicación actual en 1890, anteriormente estaba junto a la Iglesia de Santa María del Puerto; por su parte el penal se construyó a principios del siglo XX en los terrenos de un antiguo fuerte napoleónico.

Cementerio católico junto a la Playa de Berria
Cementerio católico junto a la Playa de Berria

También se puede visitar la Playa de San Martín, una estrecha franja de arena que se extiende paralela al casco histórico. Es una playa de arena fina y aguas tranquilas, aunque dependiendo de las mareas puede llegar incluso a desaparecer.

Playa de San Martín a los pies del Fuerte de San Martín
Playa de San Martín a los pies del Fuerte de San Martín

Fiestas de Santoña:

La primera gran fiesta del año es el Carnaval Marinero de Santoña, considerado uno de los más importantes de Cantabria. Fueron declarados Fiesta de Interés Turístico Nacional en 1985.

Los santoñeses se disfrazan de peces para asistir al “Juicio en el fondo del mar”, una representación de un juicio que le hace Neptuno a un besugo por haber secuestrado a una sirena. La fiesta concluye con “El entierro del besugo”, una comitiva acompaña al pez hasta la bahía para lanzarlo al mar en una barca y despedirlo mientras se aleja envuelto en llamas.

El fin de semana después del Carnaval Marinero se organiza el Día del Aldeano, visitar Santoña esos días se convierte en un viaje al pasado y a las raíces de un pueblo. Los propios ciudadanos son los que organizan esta fiesta donde comer, beber y disfrutar con los amigos.

Bahía de Santoña, acoge cada año el Carnaval Marinero
Bahía de Santoña, acoge cada año el Carnaval Marinero

Las fiestas en honor de la patrona de Santoña se celebran la primera quincena de septiembre. El día 7 es la Procesión Marítima de la Virgen del Puerto, toda la flota pesquera se hace a la mar para acompañar al buque principal que lleva la imagen de la virgen.

Es también muy popular la Gran Marmitada, miles de personas se acercan a la zona del Pasaje para degustar el delicioso marmite, preparado con bonito y patatas. También hay una competición de regatas, deportistas de todo el Cantábrico llegan para disputar la “Bandera de Santoña”.

Qué comer en Santoña:

La gastronomía tradicional está marcada por la ubicación de la villa junto al mar Cantábrico, siendo especialmente famosas sus conservas de anchoas y bonito. Muy fresco se puede degustar el exquisito pescado que llega cada día a la lonja, el bonito, el rape, la lubina o el besugo están entre los más solicitados.

Rape del Cantábrico a la brasa, plato típico de la gastronomía de Santoña
Rape del Cantábrico a la brasa, plato típico de la gastronomía de Santoña

Con el bonito se prepara uno de los platos más típicos de la villa, el marmite es cocinado a fuego lento para obtener un guiso contundente que hará las delicias de cualquiera. Y si hablamos de platos típicos no pueden faltar los bocartes en cazuela o fritos, sólo disponibles durante la época de pesca del boquerón.

Por último recomendamos las albóndigas de verdel, las rabas, las cocochas de merluza o cualquier plato de marisco para empezar a abrir boca.

Marmite, plato típico de la gastronomía de Santoña
Marmite, plato típico de la gastronomía de Santoña

Por su parte los postres tradicionales son compartidos con el resto de Cantabria, los sobaos pasiegos y las quesadas pasiegas abundan en las pastelerías de toda la villa.

Tradicional quesada pasiega de Cantabria, qué comer en Santoña
Tradicional quesada pasiega de Cantabria

No te quedes sin plaza y reserva tu restaurante en Santoña con El Tenedor, además puedes obtener hasta un 50% de descuento en carta.

Cómo llegar a Santoña:

La empresa de autobuses Alsa es la encargada de conectar Santoña con Santander y Bilbao, así como con otras ciudades intermedias. En su web puedes comprobar los precios y horarios, así como reservar los billetes con antelación. Por ejemplo, el viaje a Santander dura aproximadamente una hora y cuesta 4,25€, el trayecto a Bilbao también es de poco más de una hora, pero el billete cuesta 4,54€.

Una forma muy pintoresca de llegar a Santoña es en barco desde Laredo, la empresa Excursiones Marítimas es la encargada de hacer este recorrido varias veces al día; además tienen paseos en barco de una hora por toda la costa santoñesa.

Barco de la ruta Santoña-Laredo
Barco de la ruta Santoña-Laredo

La línea que une Laredo con Santoña funciona todos los días con salidas cada 15 minutos, excepto en diciembre, enero y febrero. El billete de ida cuesta 2€ y el de ida y vuelta son 3,50€, si llevamos bicicleta hay que pagar 3,50€ y 5,50€ respectivamente.

La mejor alternativa es recorrer la zona en transporte particular o alquilado. Si necesitas alquilar un coche, con el buscador de Rentalcars encontrarás los precios más baratos entre cientos de webs de reservas.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn