Historia de Huesca


Breve resumen para conocer la historia de Huesca

Los primeros indicios de asentamientos humanos se remontan al neolítico, habiendo encontrado en el propio casco histórico de la ciudad objetos con más de 6.000 años de antigüedad que confirman esta teoría.

Museo de Huesca, el lugar ideal para conocer la historia de la ciudad
Museo de Huesca, el lugar ideal para conocer la historia de la ciudad

También hay huellas de asentamientos de la Edad de Bronce, la Edad de Hierro y prerromanos, época ésta última en la que apareció el primitivo nombre de Bolkan, latinizado por los romanos como Osca, transformada por los musulmanes como Wasqa, llegando hasta nuestro días como Huesca.

El período de dominación romana fue de gran esplendor para la ciudad, escogida como residencia por el destacado militar Quinto Sertorio. El mismo se encargó de fundar un Senado y la Academia de Latinidad, considerada el germen de la Universidad Sertoriana de Huesca, una de las primeras de España.

En el año 30 a. C. Osca pasó a ser un municipio de Roma, por lo que sus habitantes eran romanos de pleno derecho. Por aquel entonces ostentaba el título de Ciudad Victoriosa (Urbs Victrix).

Los visigodos conquistaron la ciudad tras la caída del Imperio Romano en el siglo V, ya en el siglo VIII hicieron su aparición los musulmanes, convirtiendo a Huesca en una de las ciudades más al norte de Al-Andalus. Fue por aquel entonces cuando se levantaró la muralla que ha llegado hasta nuestros días.

Muralla de Huesca construida durante el período de dominación musulmana
Muralla de Huesca construida durante el período de dominación musulmana

En el siglo XI el rey Sancho Ramírez de Aragón construyó el Castillo de Montearagón, fortaleza ubicada a unos pocos kilómetros en terreno controlado por los árabes. Desde allí planificó su ataque sobre la ciudad, pero murió antes de ver realizados sus planes. Su hijo, Pedro I de Aragón, conquistó Huesca para los cristianos en el año 1096, tras la Batalla de Alcoraz.

La Edad Media transcurrió entre intrigas palaciegas, pactos y guerras entre reyes y epidemias que asolaron la ciudad. De este período es la leyenda de la Campana de Huesca, según cuentan, el rey Ramiro II de Aragón mandó a llamar a doce de sus nobles más desobedientes con el pretexto de construir una campana que se escuchara en todo el reino, según iban entrando en la sala les cortó la cabeza para que sirviera de escarmiento al resto de familias nobles.

La Edad Moderna trajo un gran crecimiento y prosperidad, se terminó de construir la Catedral de Santa María, se consolidó la Universidad de Huesca, se produjo una revolución cultural gracias a la instalación de una imprenta y se construyeron muchos de los monumentos que han llegado hasta nuestros días.

Durante la Guerra de Independencia fue ocupada por las tropas francesas, desde 1809 hasta 1813. Veinte años más tarde se le concedió el título de capital de provincia, en una división provincial impulsada por la reina regente María Cristina de Borbón que aún sigue vigente en nuestros días.

Plaza de la Catedral, rodeada por los principales edificios civiles y religiosos de Huesca
Plaza de la Catedral, rodeada por los principales edificios civiles y religiosos de Huesca

Los primeros años del siglo XX fueron prósperos para Huesca, gracias principalmente a la llegada del ferrocarril, por aquel entonces se llevaron a cabo numerosas obras de ampliación y mejoras de la ciudad.

Fue ocupada por las tropas sublevadas en cuanto estalló la Guerra Civil Española, permaneciendo cercada por el Frente Popular hasta el año 1938. Tras los duros años de posguerra se fundó el Instituto de Estudios Oscenses, hoy convertido en el Instituto de Estudios Altoaragoneses.

En el 2003 se constituyó la comarca de la Hoya de Huesca, de la cual es capital la ciudad. También fueron determinantes para su crecimiento y progreso la llegada de la línea de Alta Velocidad Madrid-Huesca y su ubicación estratégica a la entrada del Pirineo Aragonés.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn