Sitios de interés de Salamanca


Sitios de interés de Salamanca

Además de visitar las catedrales, la universidad o los principales edificios religiosos y civiles de Salamanca, hay otros lugares interesantes o curiosos que bien merecen también una visita.

Vista de Salamanca desde el Puente Romano
Vista de Salamanca desde el Puente Romano

Puente Romano de Salamanca

También conocido como Puente Mayor del Tormes, el Puente Romano de Salamanca se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad, además de ofrecer una de las mejores vistas panorámicas del casco histórico. Desde 1931 fue declarado Monumento Nacional.

Su construcción se remonta al período de dominación romana hace más de 2.000 años, formando parte de la Vía de la Plata que unía Mérida con Astorga. Desde entonces y hasta el siglo XX, fue la única vía de acceso a Salamanca.

Puente Romano de Salamanca con más de 2.000 años de historia
Puente Romano de Salamanca con más de 2.000 años de historia

Realmente sólo los quince arcos más cercanos al casco histórico de Salamanca son originales romanos, el resto fueron añadidos en una restauración realizada en el siglo XVIII, ya que los primeros no sobrevivieron a las grandes crecidas del río Tormes, especialmente a la riada de San Policarpo.

Toro o verraco ibérico junto al Puente Romano de Salamanca
Toro o verraco ibérico junto al Puente Romano de Salamanca

Precisamente entrando al Puente Romano desde Salamanca se puede ver el verraco ibérico, la escultura de piedra de un toro tallada por los vettones, pueblo celtíbero que ocupó la zona antes que los romanos. Su imagen junto al puente aparece incluso en el Escudo de Salamanca.

Muralla de Salamanca

También fueron los romanos los encargados de construir la primera muralla de Salamanca, permaneciendo fortificada hasta el siglo XIX, cuando se hizo necesario su derribo para ampliar la ciudad.

El primer recinto amurallado, también conocido como Cerca Vieja, tenía su epicentro en la Plaza de Azogue Viejo. Se tiene constancia de sus existencia ya desde el siglo III a. C. aunque fueron los romanos los que se encargaron de dotarla de mayor seguridad y resistencia.

Cuando los cristianos conquistaron la ciudad en el siglo XII la ciudad comenzó a crecer a gran velocidad, por lo que se hizo necesaria la construcción de un segundo recinto amurallado o Cerca Nueva que incluyera a los nuevos barrios, con epicentro en la Plaza de San Martín.

Restos de la Muralla de Salamanca rodeando el casco histórico
Restos de la Muralla de Salamanca rodeando el casco histórico

El paso de las años y el crecimiento de la población provocó la desaparición casi por completo de la Muralla de Salamanca, pero en el año 2012 se derribaron viejas viviendas que han dejado ver algunos tramos del lienzo.

Hoy en día la zona mejor conservada se encuentra en los alrededores del Huerto de Calixto y Melibea, donde incluso se pueden ver algunos de los antiguos torreones defensivos.

Cueva de Salamanca

Junto a la Torre del Marqués de Villena y la Cerca Vieja se ubica la Cueva de Salamanca, la antigua cripta de la Iglesia de San Cebrián hoy es uno de los enclaves más singulares de la ciudad.

La leyenda dice que aquí le impartía clases el Diablo a siete alumnos durante siete años, a cambio de que uno de ellos se quedara con él al finalizar los estudios de ciencias ocultas.

Se cuenta que uno de sus alumnos fue el Marqués de Villena, quien perdió su sombra huyendo despavorido al resultar elegido para quedarse en la cueva.

Fue tal la repercusión de la leyenda que incluso llegó a Latinoamérica, algunos países aún hoy en día llaman Salamanca a las cuevas más tenebrosas. También ha aparecido en obras literarias de escritores como Cervantes o Calderón de la Barca.

El horario de la Cueva de Salamanca es el siguiente, todos los días de 10:00 a 22:00 horas.

La entrada es gratuita.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn