Historia de Kioto


Historia de Kioto

La historia de Kioto se remonta al siglo VII, cuando el clan Hata se asentó en éstas tierras situadas prácticamente en el centro de la isla Honshu. No fue hasta un siglo más tarde, cuando estos primeros asentamientos comenzaron a ganar importancia, gracias a que en el siglo VIII, el emperador Kanmu decidió trasladar la capital desde Nara.

A esta nueva capital se le puso el nombre de Heian-kyo, que significa literalmente Ciudad Capital, éste hecho dio comienzo a la época conocida como período Heian. A finales del siglo XI se la renombró como Kioto, nombre por el que se la conoce desde entonces.

Castillo de Nijo, construido por el shogun Ieyasu Tokugawa, historia de Kioto
Castillo de Nijo, construido por el shogun Ieyasu Tokugawa

Con la instauración de los shogunatos en el siglo XII, Kioto siguió siendo la capital del país, pero allí sólo se mantendría la Corte Imperial, las decisiones políticas y militares, ahora en manos de los shogun, se tomarían en el lugar de residencia de éstos. Estas ciudades eran en la práctica las que funcionarían como capitales del país.

Fueron tres los shogunatos que gobernaron en Japón, el Shogunato Kamakura, el Shogunato Ashikaga y el Shogunato Tokugawa, éste último el más importante para la historia japonesa, ya que el shogun Tokugawa Ieyasu acabó con la guerras civiles que azotaban el país y centralizó todo el poder en la recién creada ciudad de Tokio. Con esto definitivamente Kioto perdió gran parte de su poder, allí sólo se mantuvo el emperador y su corte, obligados por Ieyasu a peregrinar una vez al año a Tokio para rendirle pleitesía.

Templo Kiyomizu-dera, uno de los más visitados de Kioto
Templo Kiyomizu-dera, uno de los más visitados de Kioto

Durante los últimos años del shogunato Tokugawa, se vivió un período de inestabilidad política y social en Kioto, allí la mayoría de los ciudadanos estaban a favor de restaurar el poder del emperador. Fueron muchas las revueltas y enfrentamientos en las calles de la ciudad, dando como resultado el definitivo derrocamiento del shogun y la reposición del emperador como la figura principal del país. Este período es conocido como la Restauración Meiji, a partir de entonces Kioto perdió definitivamente la capitalidad, el emperador se trasladó con toda su corte a Tokio, nuevo centro de poder del país.

Desde entonces Kioto se ha quedado anclada en el pasado, aunque en los últimos años se han llevado a cabo modernas obras arquitectónicas que han remodelado un poco el perfil de la ciudad. En general conserva ese aire tradicional que le permitió durante la Segunda Guerra Mundial, ser la única gran ciudad nipona en librarse de los bombardeos, gracias a eso, son varios los edificios centenarios que se conservan y que hacen de ésta, una visita imprescindible para todo aquel que quiera profundizar en el Japón más tradicional.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn