Basílica de San Pietro in Vincoli

Basílica de San Pietro in Vincoli

Al norte del Coliseo de Roma se encuentra la Basílica de San Pietro in Vincoli, construida para albergar las cadenas que ataron a San Pedro en Jerusalén, de ahí viene su nombre, traducido al español como San Pedro Encadenado.

La primera iglesia se construyó en estos terrenos en el siglo V, específicamente para guardar las cadenas de San Pedro, reliquias regaladas por la emperatriz Eudoxia al papa León I el Magno, por ese motivo durante algún tiempo se la conoció como Basílica Eudoxiana.

La leyenda dice que cuando el papa quiso comparar las cadenas de Jerusalén, con las que guardaba la Iglesia Católica del primer encarcelamiento de San Pedro en el Tullianum del Foro Romano, milagrosamente ambas cadenas se juntaron para siempre. Actualmente se encuentran guardadas en una urna de cristal, bajo el altar mayor de la Basílica de San Pietro in Vincoli.

Moisés en la Basílica de San Pietro in Vincoli. Foto de Abir Anwar.
Moisés en la Basílica de San Pietro in Vincoli. Foto de Abir Anwar.

Artísticamente hablando, si hay una obra que de fama a la iglesia, ese es el «Moisés» de Miguel Ángel, escultura de principios del siglo XVI que forma parte del cenotafio del papa Julio II, él y su familia fueron los más importantes mecenas de ésta iglesia. Está hecha de mármol blanco, representa a Moisés sentado con las Tablas de la Ley bajo el brazo. Son curiosos los cuernos que lleva sobre su cabeza, realmente representan rayos de luz celestiales.

El horario de la Basílica de San Pietro in Vincoli es el siguiente, de 08:00 a 12:30 y de 15:30 a 18:00 horas. La entrada es gratuita.

Se puede llegar desde la estación Cavour, por donde pasa la línea B de metro o con los autobuses urbanos 75, 84 y 117.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!