Castillos de Roma

Castillos de Roma (Castelli Romani)

En las Colinas Albanas se encuentra éste parque natural que engloba el Lago Albano, el Lago Nemi y algunos burgos medievales de familias adineradas y de los papas que lo usaban como retiro de verano.

El Lago Albano también es conocido como Lago Castelgandolfo, aunque no es muy grande, mide 10 kilómetros de circunferencia, si que es muy profundo, llegando hasta los 170 metros de profundidad.

En el Lago Nemi y sus alrededores se han encontrado valiosos restos arqueológicos, en sus orillas se encuentra la Vía Sacra, el Templo de Diana o la Villa de César. En las profundidades del lago se encontraron dos embarcaciones de recreo que pertenecieron al emperador Calígula, fueron rescatadas tras drenar el lago a principios del siglo XX, pero durante la Segunda Guerra Mundial fueron incendiadas por las tropas aliadas.

Lago Albano o Lago Castelgandolfo. Foto de sandrokan
Lago Albano o Lago Castelgandolfo. Foto de sandrokan

Entre las ciudades donde se asientan los Castillos Romanos están, Castelgandolfo, Velletri, Ariccia, Frascati, Lanuvio, Grottaferrata, Marino, Rocca di Papa y así hasta trece que conforman la región. Entre los restos arqueológicos mejor conservados de la zona están, el Teatro de Tuscolo que data del siglo I a. C, la Villa de Tiberio o el Templo de Giunone.

La más famosa de las ciudades es sin duda Castelgandolfo, por encontrarse allí la residencia de verano del papa. El edificio de la residencia papal data del siglo XVII, fue construido por orden de Urbano VIII, más tarde, durante el papado de Pío XI, se añadió el Palacio Papal. También llama la atención la Iglesia de Santo Tomás de Villanueva diseñada por Bernini, está ubicada en la Plaza de la Libertad.

Recientemente se ha permitido el acceso al Jardín Barberini en las Villas Pontificias de Castelgandolfo, la primer oportunidad de entrar a la residencia de verano oficial del papa, aunque únicamente a los exteriores. Es obligatorio contratar una visita guiada para recorrer el Jardín Barberini, cuesta 26€ por persona y dura aproximadamente 90 minutos.

La otra ciudad más visitada es Frascati, aquí se encuentra la Villa Aldobrandini construida en el siglo XVII. Aunque sobre todo es muy frecuentada por los romanos por su buen vino blanco y su exquisita cocina.

Para llegar a Castelli Romani desde Roma, además de en coche, se pueden tomar los trenes de la línea Roma – Albano en la estación Termini o los autobuses de la empresa Cotral que parten desde la estación Anagnina, por donde pasa la línea A de metro.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!! 🙂Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin