Guía de Candeleda

Ubicada a los pies de la Sierra de Gredos, Candeleda es una de las localidades más pintorescas de la provincia de Ávila.

Arquitectura tradicional de Candeleda, uno de los pueblos más bonitos de Ávila
Arquitectura tradicional de Candeleda, uno de los pueblos más bonitos de Ávila

El núcleo de población incluye la pedanía de El Raso, siendo en conjunto el segundo municipio más poblado de la provincia.

Ahorra tiempo y dinero reservando ya tu alojamiento con Booking, puedes elegir entre hoteles, hostales, casas rurales o apartamentos.

Si cambias de idea, tienes la opción de cancelar gratuitamente en la mayoría de habitaciones.

Qué ver en Candeleda

Antes de descubrir uno a uno los principales sitios de interés de Candeleda, aquí tienes una vídeo-guía donde con todo lo que hay que ver y hacer.

Si te gustó el vídeo, regálanos un Me Gusta y suscríbete a nuestro canal de Youtube para enterarte antes que nadie de las últimas novedades.

Casas entramadas

Para descubrir la Candeleda más tradicional, no hay nada mejor que dar un tranquilo paseo por las estrechas callejuelas de su casco histórico.

La arquitectura popular del Valle del Tiétar se deja ver en cada rincón.

Las conocidas como Casas Entramadas, fueron construidas entre los siglos XVI y XVII.

Tenían la doble función de vivienda y otra zona dedicada a labores agrícolas o ganaderas.  

Casa Entramadas de Candeleda
Casa Entramadas de Candeleda

Calles con encanto

Las Calle del Moral alberga el mayor conjunto de Casas Entramadas.

Por su parte, los balcones de madera de la Calle del Pozo y la Calle de la Solana están engalanados con multicolores plantas y flores.

Por último cabe destacar la Calle de la Corredera, el centro comercial de la villa.

También se puede pasear por la Calle de la Amargura, la Calle de Don Domingo Labajo, la Calle de las Nieves, la Calle de la Fortuna o la Calle de las Hilachas.

Arquitectura tradicional de Candeleda
Arquitectura tradicional de Candeleda

Plaza del Castillo

El recorrido se puede empezar en la Plaza del Castillo, llamada así por el castillo que tenían aquí los Condes de Miranda.

Junto a la plaza se puede ver el Monumento a la Cabra Hispánica, un símbolo de Candeleda y la Sierra de Gredos.

Por el camino veremos la Plaza de las Burgas, muy frecuentada en las fiestas patronales y otras celebraciones. 

Así como la Plaza del Herreñal, el centro de la antigua judería.

Monumento a la Cabra Hispánica en la Plaza del Castillo de Candeleda
Monumento a la Cabra Hispánica en la Plaza del Castillo de Candeleda

Plaza Mayor

La Plaza Mayor está dominada por la Casa Consistorial, de estilo neomudéjar madrileño.  

Aquí encontraremos la Casa de las Flores, probablemente la más bella de la localidad, hoy alberga el Museo del Juguete de Hojalata.

Otro edificio histórico rehabilitado ha sido la Casa de la Judería, donde estaba ubicada la sede de la Santa Inquisición.

Actualmente es un museo que cuenta la historia y la cultura de Candeleda.

Casa de las Flores, actual Museo del Juguete de Hojalata
Casa de las Flores, actual Museo del Juguete de Hojalata

Iglesias y ermitas

En pleno corazón de la villa se ubica la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, declarada Bien de Interés Cultural.

La construcción se llevó a cabo entre los siglos XIV y XV, siguiendo un estilo gótico rural.

En su interior destaca el Altar Mayor, la Capilla del Baptisterio, el Retablo Talaverano y la Pila Bautismal.

Otro edificio religioso de interés es la Ermita de San Blas, también conocida como Ermita del Cristo de la Cañada.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Candeleda
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Candeleda

Rollo de Justicia

Para encontrar el Rollo de Justicia o Picota hay llegar hasta el Parque de la Cañá.

Es el monumento que representaba la plena jurisdicción del villazgo.

En el caso de Candeleda, lleva tallado el escudo de los Condes de Miranda, administradores del señorío.

Charco Palomas en la Garganta de Santa María a su paso por Candeleda
Charco Palomas en la Garganta de Santa María a su paso por Candeleda

Garganta de Santa María

Junto a la villa discurre la Garganta de Santa María, a su lado se ha habilitado un paseo fluvial que permite disfrutar del entorno natural.

Sobre ella se alza el Puente Viejo, con más de 100 años de antigüedad.

Pero si por algo es conocida la Garganta de Santa María, es por las piscinas naturales tan concurridas durante los meses de verano.

Concretamente el Charco Carreras y el Charco Palomas reciben cada año miles de bañistas.

Puente Viejo de Candeleda
Puente Viejo de Candeleda

Santuario de la Virgen de Chilla

Fuera del casco histórico, pero sin salir del término municipal, también hay mucho que ver.

Comenzando por el Santuario de la Virgen de Chilla, enclavado en la ribera de la Garganta de Chilla.

Según cuenta la leyenda, la Virgen se le apareció a un pastor al que se le había muerto una de las cabras de su rebaño.

Para que no tuviera problemas con el dueño del ganado, le concedió el milagro de resucitar al animal.

Desde entonces la Virgen de Chilla se convirtió en la patrona de Candeleda y la Sierra de Gredos.

Santuario de la Virgen de Chilla en Candeleda
Santuario de la Virgen de Chilla en Candeleda

Castro del Raso

El Castro del Raso es otra de las visitas imprescindibles en los alrededores de la localidad.

Es el lugar donde se asentaron durante la Edad de Hierro los vetones, primeros moradores de la zona.

Hoy en día está considerado uno de los mejores yacimientos celtíberos de toda España.

Ayuntamiento de Candeleda en la Plaza Mayor
Ayuntamiento de Candeleda en la Plaza Mayor

Sequeros de Candeleda

Otra forma de conocer la historia y la cultura de la villa es visitar los Sequeros de Candeleda.

Son construcciones únicas en el mundo, ideadas en el siglo XVII con el único propósito de secar pimiento para obtener pimentón.

Se trata de edificios de piedra de dos plantas, en el piso inferior es donde se hacían las fogatas.

El humo asciende a la planta alta y va secando los pimientos, dándole al pimentón de Candeleda su característico sabor ahumado.

Embalse del Rosarito
Embalse del Rosarito

Embalse de Rosarito

Encargado de represar las aguas del río Tiétar, es un espacio natural muy frecuentado por los amantes de la pesca y los deportes acuáticos.

Además constituye un importante ecosistema, ya que recibe cada invierno a miles de grullas comunes.

La Puente del Puerto en Candeleda
La Puente del Puerto en Candeleda

Puerto de Candeleda

Por último, para los amantes del senderismo recomendamos una excursión al Puerto de Candeleda, un importantísimo paso del ganado por la Sierra de Gredos desde la Edad Media.

Desde la localidad parte una ruta de unos 14 kilómetros, salvando un desnivel de más de 1.500 metros hasta coronar el puerto.

Antes de llegar a lo más alto está La Puente del Puerto, se trata de un puente medieval construido en el punto donde la Garganta Lóbrega y la Garganta Blanca se juntan formando la Garganta Santa María.

Museos de Candeleda

  • Museo Etnográfico, inaugurado en 2012, cuenta la historia desde los primeros moradores del Castro del Raso hasta la definitiva consagración como villa en la Edad Media.
  • Casa de la Judería, la antigua sede de la Inquisición hoy es un museo para conocer la historia y cultura de Candeleda.
Museo Etnográfico de Candeleda
Museo Etnográfico de Candeleda
  • Museo del Juguete de Hojalata, ubicado en la Casa de las Flores, alberga una colección de más de 2.000 juguetes de hojalata.
  • El Sequero, antiguo secadero de pimiento reconvertido en Centro de Interpretación del Pimentón.

Historia de Candeleda

Los orígenes hay que buscarlos en la Edad de Hierro, cuando la zona estuvo habitada por tribus celtíberas.

Desde finales del siglo III a. C. estuvo ocupado el Castro del Raso por los vetones.

Con la llegada de los romanos en el siglo I a. C., sus habitantes fueron obligados a abandonar el lugar y trasladarse al valle.

Tras los romanos el área alrededor del Valle del Tiétar se mantuvo bastante deshabitada, aunque hay algunos indicios de ocupación visigoda.

Detalles del casco antiguo de Candeleda
Detalles del casco antiguo de Candeleda

Tampoco los musulmanes llegaron a establecerse, a pesar de contar con un importante núcleo poblacional en la cercana Talavera de la Reina.

La conquista de Toledo por el rey Alfonso VI en 1085, pareció dar un impulso a la repoblación de la región.

Pero los constantes enfrentamientos entre cristianos y musulmanes alargaron el establecimiento definitivo de población hasta el siglo XIII, tras la victoria de las tropas cristianas en la Batalla de las Navas de Tolosa.

Plaza del Castillo en Candeleda
Plaza del Castillo en Candeleda

Su posición geográfica, al sur de la Sierra de Gredos, facilitó el rápido crecimiento poblacional.

El impulso definitivo llegó con el establecimiento de los Carriles de Candeleda, donde se cobraba el derecho de paso del ganado por el puerto.

El 14 de octubre de 1393 el rey Enrique III le concede el título de villa, cediéndole sus derechos al noble Ruy López de Dávalos.

Casa entramada típica de Candeleda
Casa entramada típica de Candeleda

En 1423 el señorío fue entregado por Juan II a Pedro López de Zúñiga, Justicia Mayor del Rey.

Por esa época se instaló una pequeña comunidad judía, hasta que fueron todos expulsados de España por los Reyes Católicos.

El siglo XVIII trajo grandes cambios, como la introducción del cultivo del pimiento para obtener pimentón.

Candeleda a los pies de la Sierra de Gredos
Candeleda a los pies de la Sierra de Gredos

En 1805 pasó a formar parte de la provincia de Toledo.

No fue hasta 1834, cuando el ministro Javier de Burgos llevó a cabo una reordenación del territorio y devolvió la región a la provincia de Ávila.

A comienzos del siglo XX, parte de los terrenos de Candeleda fueron cedidos al rey Alfonso XIII para la creación del Coto Real de Gredos,

En 1932 pasó ser Coto Nacional y actualmente es Reserva Regional de Caza.

Charco Carreras, uno de los mayores atractivos de Candeleda durante el verano
Charco Carreras, uno de los mayores atractivos de Candeleda durante el verano

La segunda mitad del siglo XX trajo una profunda despoblación, muchos emigraron a grandes ciudades de España e incluso a países como Alemania, Suiza o Francia.

Actualmente la población crece considerablemente durante los meses de verano, miles de visitantes se acercan a refrescarse en las piscinas naturales de la Garganta de Santa María.

Fiestas de Candeleda

Las fiestas patronales son en honor a la Virgen de Chilla, declarada de Interés Turístico Nacional.

Cada segundo domingo de septiembre los candeledanos suben en romería al Santuario de la Virgen de Chilla.

Una semana después es la Fiesta de la Vela, una segunda romería que fue creada para los que no podían asistir a la primera.

Santuario de la Virgen de Chilla en Candeleda
Santuario de la Virgen de Chilla en Candeleda

El último domingo de mayo es el Día de los Caballeros de Nuestra Señora de Chilla.

Los integrantes de esta cofradía llevan en procesión a la Virgen desde su santuario hasta la piedra de las apariciones, donde se celebra una misa al aire libre.

El 2 de febrero es la Fiesta de Las Candelas o de la Candelaria, con una misa donde se presentan a los bautizados de ese año.

Además es costumbre encender grandes hogueras nocturnas, conocidas como luminarias, son saltadas por los más jóvenes.

Al día siguiente es la Fiesta de San Blas, también conocido como el Día del Chorizo.

Es típico que las familias y los amigos se reúnan para degustar este producto de la matanza.

Imagen de la Virgen de Chilla, patrona de Candeleda
Imagen de la Virgen de Chilla, patrona de Candeleda

Durante las Ferias de Agosto se reviven las antiguas ferias de compra y venta de ganado, aunque ya no tienen la misma importancia comercial.

Además, el último fin de semana de agosto es la Feria Candelarte, una oportunidad para conocer la artesanía y los antiguos oficios de la región.

Durante la Navidad las calles se llenan de rondas tradicionales con calderos y zambombas, en la conocida como Retumbaleda.

Gastronomía de Candeleda

La ubicación geográfica ha marcado su gastronomía, pudiendo encontrar platos típicos de Ávila, pero también de la cercana provincia de Cáceres.

Queso de cabra de Candeleda
Queso de cabra de Candeleda

La Sierra de Gredos es el hogar del ganado cabrío, el más utilizado para la cocina tradicional.

Con su leche se elaboran los famosos quesos de cabra de Candeleda, pueden ser frescos, curados o incluso adobados con pimentón.

La carne del cabrito es también muy preciada, en forma de caldereta, tasajos o simplemente cabrito asado.

También es muy consumido el cordero lechal.

Por último, es imprescindible hablar del cerdo y sus productos derivados.

Con ellos se elaboran las patatas revolconas, magro con pimientos, morcilla de calabaza, cochifrito o cochinillo asado.

No te quedes sin plaza y reserva tu restaurante en Candeleda con El Tenedor, además puedes obtener hasta un 50% de descuento en carta.

Patatas revolconas, plato típico de la gastronomía de Candeleda
Patatas revolconas, plato típico de la gastronomía de Candeleda

Entre los productos gastronómicos típicos hay uno que destaca por encima del resto, el pimentón de Candeleda.

Aunque no cuenta con Denominación de Origen como el pimiento de La Vera, es también de una excelente calidad y una elaboración similar.

Otros productos típicos pueden ser: cerezas, higos o aceite de oliva.

En temporada es muy común encontrar una gran variedad de setas, especialmente los níscalos.

Para beber no hay nada más típico que el vino de pitarra, hoy se sigue elaborando de forma tradicional en tinajas de barro.

Leche helada, muy consumida durante los veranos de Candeleda
Leche helada, muy consumida durante los veranos de Candeleda

Por último la repostería, donde destacan las floretas, perrunillas o roscas de San Blas.

Durante el verano, no hay mejor forma de refrescarse que con la leche helada.

Tradicionalmente se utilizaba para su elaboración la leche de cabra, pero hoy es de leche de vaca.

Cómo llegar a Candeleda

La única opción para llegar en transporte público son los autobuses interurbanos.

Con origen en Madrid, parten autobuses desde la Estación Sur de Méndez Álvaro y desde el Intercambiador de Príncipe Pío.

En ambos casos el viaje dura casi tres horas.

Otra alternativa es viajar en transporte particular, muy recomendado si se piensa recorrer otros pueblos de la zona.

Si necesitas alquilar un coche, con el buscador de Rentalcars encontrarás los mejores precios entre decenas de webs de reserva.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!