Historia de León


Breve resumen para conocer la historia de León

La historia de León comienza en el año 29 a. C., cuando había asentado aquí un campamento militar romano que combatía en las Guerras Cántabras.

Muralla de León, construida durante la dominación romana, historia de León
Muralla de León, construida durante la dominación romana

A finales del siglo I pasó a manos de la Legio VII Gemina, única legión asentada en la península hasta la caída del Imperio Romano en el siglo V, por lo que León estaba considerada la capital militar de Hispania. La ciudad primero formó parte de la provincia Tarraconense, hasta que en el siglo III pasó a integrarse en la provincia Gallaecia.

Después de la caída de los romanos, León estuvo en manos de los suevos y más tarde de los visigodos, hasta que en el año 712 fue conquistada por el Califato de los Omeyas. A principios del siglo X, el rey Ordoño II convierte la ciudad en la capital del Reino Astur, pasando a ser el Reino de León. A partir de entonces llegó a ser punto de paso obligatorio del Camino de Santiago, por lo que se vivieron años de gran prosperidad.

El período siguiente fue el de la reconquista cristiana, tomó varios siglos, pero finalmente en el siglo XII Alfonso VII se corona en la Catedral de León rey de Hispania, para luego dividir su reino entre sus dos hijos. León pasaría entonces a manos de Fernando II, para volver a unirse con la Corona de Castilla en la primera mitad del siglo XIII.

Durante el siglo XIV, sufre una importante disminución de la población, debido a la hambruna y la peste que azotó la ciudad además de conflictos armados que no dejaron de proliferar en la zona y contribuyeron a la reducción de sus habitantes. La siguiente centuria estalló la Guerra de la Comunidades, hecho que fue aprovechado por las dos familias nobles que dominaban León para enfrentarse entre sí.

Plaza del Grano, una de las más concurridas de León durante la Edad Media
Plaza del Grano, una de las más concurridas de León durante la Edad Media

En el siglo XIX, durante la Guerra de Independencia, la ciudad estuvo tomada por las tropas napoleónicas durante cuatro años. Con el estallido de la Guerra Civil, León cayó en manos de los sublevados el 20 de julio de 1936, ese mismo día los cargos públicos del Frente Popular fueron arrestados y ejecutados.

Al finalizar la guerra, la ciudad comenzó a crecer impulsada por la minería y la industria. Hoy en día es una de las ciudades más prósperas de Castilla y León, gracias al impulso que le ha dado el sector turístico en los últimos tiempos.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!! 🙂Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin