Muro de Berlín

Una escapada a Berlín no está completa sin ir a visitar los restos que aún se mantienen en pie de uno de los episodios más tristes de la historia alemana, el Muro de Berlín. De los más de 120 kilómetros que se llegaron a construir, hoy en día se conservan algunos tramos repartidos por la ciudad, el más grande está en la zona conocida como East Side Gallery, donde se conservan 1,3 kilómetros que se han decorado con obras de arte recordando su historia, hay otros tramos que se exponen en la Topografía del Terror junto al Checkpoint Charlie.

Muro de Berlín, monumento emblemático de Berlín
Restos que aún se conservan del Muro de Berlín

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad se repartió entre los cuatro ganadores de la contienda, las zonas del oeste fueron para los americanos, franceses y británicos que pasó a llamarse República Federal Alemanea RFA y toda la zona este fue a parar a manos de los rusos, llamada República Democrática Alemana RDA. Tras el recrudecimiento de las tensiones en la Guerra Fría, alrededor de tres millones de personas emigraron desde la RDA a la zona oeste.

Aunque ya existía una frontera vigilada para evitar la fuga de población, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961 se levanta el muro, se ponen a más de 14.000 soldados y policías a vigilar la frontera y se cortan la mayoría de los pasos fronterizos. Desde ese momento se separa definitivamente la ciudad en dos países, dejando totalmente aislados a familias, amigos y trabajadores que no pudieron volver cruzar al otro lado hasta algunos años más tarde, si conseguían un permiso especial que se lo permitiera.

Cartel informando de la antigua frontera entre la RDA y la RFA, sitios históricos de Berlín
Cartel informando de la antigua frontera entre la RDA y la RFA

En los años que duró en pie hubo múltiples intentos de fuga, se contabilizaron 5.000 personas que dieron el paso pero 3.000 de ellas fueron detenidas, 192 murieron tiroteadas en el intento y 200 resultaron gravemente heridas. Por ese motivo los rusos fueron ampliando y aumentando las medidas de seguridad para evitar cualquier fuga, en 1975 se hizo la última gran reforma. Llegó a ser un muro de hormigón armado de 3,6 metros de altura, rodeado por un foso para evitar el paso de vehículos y protegido por vallas metálicas, alambres de púa, alarmas, armas automáticas y patrullas 24 horas.

Tramo del Muro de Berlín reconvertido en la East Side Gallery
Tramo del Muro de Berlín reconvertido en la East Side Gallery

Para los alemanes orientales sólo había un paso fronterizo, el Checkpoint Charlie que se encontraba en la Friedrichstrasse, aparte había otros dos puntos de control, el Alpha y el Bravo. En el Checkpoint Charlie sucedieron algunos de los episodios más tristes de la historia del muro, en octubre de 1961 se llevó a cabo la confrontación de los tanques de ambos bandos que casi acaba en otra guerra y en 1962 Peter Fechter fue tiroteado mientras intentaba huir, se le dejó morir desangrado para dar una lección a los alemanes del este.

Aunque fue derribado junto con el muro, hoy en día se ha hecho una reconstrucción de la caseta del Checkpoint Charlie. Además se abrió un museo en el que se documenta las inventivas formas de escape que usaban los desesperados ciudadanos de Alemania del Este y se cuenta la historia en general del muro.

Reconstrucción del paso fronterizo Checkpoint Charlie
Reconstrucción del paso fronterizo Checkpoint Charlie

Tras la emigración masiva hacia otros países como Hungría y las numerosas manifestaciones contra el gobierno oriental, finalmente el muro fue derribado en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1989, esos días miles de personas saltaron el muro e incluso llegaron con picos o martillos para derribarlo. Tras 28 años de separación forzosa los alemanes pudieron reencontrarse sin ningún impedimento.

En pleno proceso de destrucción del muro, el artista alemán Bodo Sperling propuso dejar intacto un trozo del muro y hacer en él una galería artística al aire libre que recordara para siempre ese episodio de la historia. Finalmente se creó la East Side Gallery en el mayor trozo de muro que se conserva de 1,3 kilómetros de largo, en él se pueden ver más de 100 espectaculares graffitis, en los que cada artista ha dado su particular punto de vista de ese momento histórico tan importante.

Bruderkiss, uno de las murales más famosos de East Side Gallery, en el Muro de Berlín
Bruderkiss, uno de las murales más famosos de East Side Gallery

Para llegar hasta la East Side Gallery hay que bajarse en la parada Warschauer Strasse de la línea U1 de metro o las líneas S3, S5, S7 y S75 de tren o en la parada Ostbahnhof de la líneas S3, S5, S7, S9 y S75 de los trenes de cercanías.

También es posible visitar la reconstrucción del Checkpoint Charlie y el Museo del Muro del Checkpoint Charlie. La visita al punto de control es libre y gratuita, para acceder al museo el horario es de 09:00 a 22:00 horas, la entrada general cuesta 12,5€ y 9,5€ la reducida, hay un descuento de un 25% para los portadores de la tarjeta Berlin Welcome Pass. A ambos lugares se accede desde la estación Kochstrasse de la línea U6 de metro.

Mural de East Side Gallery representando el Checkpoint Charlie de Berlín
Mural de East Side Gallery representando el Checkpoint Charlie

Junto al Checkpoint Charlie se encuentra el Museo Topografía del Terror, es una gran explanada tras un trozo del muro de Berlín que antes albergaba la sede de la Gestapo. Hoy en día se ha hecho una exposición al aire libre que cuenta la historia de cómo se gestó esta cruel organización que llevó al holocausto y al exterminio de miles de personas y finalizó con la Segunda Guerra Mundial.

El horario de apertura es de 10:00 a 20:00 horas, la entrada es gratuita. Se accede desde la estación Kochstrasse de la línea U6 de metro o desde la estación Berlin Anhalter Bahnhof de las líneas S1, S2 y S25 de los trenes de cercanías.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! :)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn