Todo sobre Alarcón – qué ver, historia, fiestas y gastronomía


Guía de turismo completa para visitar Alarcón

Situada en lo alto de un meandro formado por el río Júcar, casi en el límite con las provincias de Albacete y Valencia, Alarcón es una de las localidades con más encanto de la provincia de Cuenca, no en vano ha sido declarada Conjunto Histórico Artístico.

Villa de Alarcón rodeada por el río Júcar
Villa de Alarcón rodeada por el río Júcar

Ahorra tiempo y dinero reservando ya tu hotel en Alarcón con Booking, déjate guiar por la opinión de miles de clientes para encontrar tu alojamiento ideal y recuerda que tienes la opción de cancelar gratuitamente en la mayoría de habitaciones si cambias de idea.

Qué ver en Alarcón:

Antes de conocer uno a uno los principales sitios de interés, aquí tienes un vídeo donde resumimos todo lo que hay que ver en la localidad conquense.

Si te gustó el vídeo, regálanos Me gusta y suscríbete a nuestro canal de Youtube para enterarte antes que nadie de las últimas novedades.

Castillo de Alarcón

Fortaleza construida a finales del siglo XII por los musulmanes y ampliada con el paso del tiempo por los cristianos, hoy en día alberga el Parador Nacional de Turismo Marqués de Villena.

Castillo de Alarcón, actualmente convertido en Parador Nacional de Turismo
Castillo de Alarcón, actualmente convertido en Parador Nacional de Turismo

Se ubica en un promontorio rodeado por el río Júcar, dominando las vistas panorámicas de la localidad y sirviendo como defensa estratégica durante siglos. De hecho a lo largo de su historia solamente fue asaltado en una ocasión, cuando Fernán Martínez de Ceballos conquistó Alarcón para el rey Alfonso VIII.

Torre del Homenaje del Castillo de Alarcón
Torre del Homenaje del Castillo de Alarcón

Del conjunto declarado Bien de Interés Cultural destaca la Torre del Homenaje de estilo renacentista, cuenta con almenas rematando la parte superior. Así como el Paseo de Ronda, desde el que se obtiene una de la mejores panorámicas del entorno.

Edificios religiosos

Iglesia de Santa María del Campo

En pleno centro de la localidad se ubica la Iglesia de Santa María, la única que mantiene hoy en día las funciones de parroquia. Ha sido incluida como Bien de Interés Cultural.

  • Portada de la Iglesia de Santa María
    Portada de la Iglesia de Santa María
  • Coro de la Iglesia de Santa María
    Coro de la Iglesia de Santa María

Su construcción se llevó a cabo a mediados del siglo XVI, contando con algunos de los mejores maestros de la época, como el escultor francés Esteban Jamete.

Del exterior destaca la portada sur de estilo plateresco, considerada una de las mejores de la provincia. Está planteada como un gran retablo de piedra cobijado por un monumental arco del triunfo, siguiendo el estilo del Arco de Jamete ubicado en la Catedral de Cuenca.

Retablo Mayor de la Iglesia de Santa María del Campo
Retablo Mayor de la Iglesia de Santa María del Campo

Ya en el interior llama la atención el Retablo Mayor, una de las más importantes muestras del Renacimiento en Castilla La Mancha. También cabe destacar el coro barroco, el sagrario y la pila bautismal, estos dos últimos también obra de Esteban Jamete.

Iglesia de San Juan Bautista

Ubicada en la Plaza del Infante Don Juan Manuel, junto a la Casa Consistorial, la Iglesia de San Juan Bautista acoge las Pinturas Murales de Alarcón.

Sus orígenes se remontan al siglo XIII, aunque el edificio que podemos ver hoy en día fue construido en el siglo XVI.

En su momento fue la parroquia más importante de la localidad, llegando incluso a albergar la capilla de Fernando Martínez de Ceballos, pero a finales del siglo XIX fue abandonada y estuvo casi a punto del derrumbe.

Iglesia de San Juan Bautista, en su interior se encuentran las Pinturas Murales de Alarcón
Iglesia de San Juan Bautista, en su interior se encuentran las Pinturas Murales de Alarcón

En la segunda mitad del siglo XX comienza un largo proceso de reconstrucción, hasta que en el año 1995 el pintor Jesús Mateo se encarga de decorar el interior de la iglesia con pinturas murales contemporáneas, todo un estallido de color que ha sido reconocido por la Unesco por su interés artístico mundial.

La iglesia ha sido desacralizada y su interior reconvertido en museo, todo se ha dispuesto para poder disfrutar de las Pinturas Murales de Alarcón en todo su esplendor. Más información para planificar tu visita en la web oficial.

Iglesia de Santa Trinidad

Ubicada justo a la entrada de la localidad, la Iglesia de Santa Trinidad es una de las más antiguas de Alarcón.

Construida en el siglo XIII, todavía se conservan algunos elementos románicos y góticos, aunque sobresalen las transformaciones posteriores llevadas a cabo entre los siglos XV y XVII.

  • Portada de la Iglesia de Santa Trinidad
    Portada de la Iglesia de Santa Trinidad
  • Torre de la Iglesia de Santa Trinidad
    Torre de la Iglesia de Santa Trinidad

En el exterior llama la atención la monumental portada principal de estilo plateresco, así como la torre campanario, ubicada encima del Arco de la Villa.

Ya en el interior cabe destacar la Capilla de los Lorca-Figueroa, de estilo herreriano.

Iglesia de Santo Domingo de Silos

Aunque se trata de una de las iglesias más antiguas de Alarcón, también ha sido la más transformada con el paso del tiempo. Hoy en día funciona como auditorio y sala de exposiciones.

Iglesia de Santo Domingo de Silos, una de las más antigua de Alarcón
Iglesia de Santo Domingo de Silos, una de las más antigua de Alarcón

De la construcción original del siglo XIII todavía se conserva la portada románica, así como el ábside semicircular. De la transformación realizada en el siglo XV se puede ver la torre campanario renacentista o la Capilla de los Castañeda de estilo gótico.

Edificios civiles

Palacio del Concejo

Ubicado en la Plaza del Infante Don Juan Manuel, junto a la Iglesia de San Juan Bautista, el antiguo Palacio del Concejo acoge hoy en día el Ayuntamiento de Alarcón.

Construido en el siglo XVI, se trata de un edificio de dos plantas de estilo renacentista. La planta baja soportalada y la planta superior decorada con los escudos del Marqués de Villena, impulsor de su construcción.

Palacio del Concejo, actual Ayuntamiento de Alarcón
Palacio del Concejo, actual Ayuntamiento de Alarcón

Palacio de los Castañeda

Tras el Palacio del Concejo, es el segundo edificio civil más importante de Alarcón. Actualmente acoge el Museo del Ruso – Espacio de Arte Contemporáneo.

De la construcción original únicamente se conserva la fachada plateresca, obra de Esteban Jamete, considerada una de las mejores de la provincia de Cuenca dentro de la arquitectura civil.

Lleva el nombre del exiliado político ruso Miguel Ourvantzoff, expulsado de su país durante la Revolución de Octubre, acabó viviendo en esta casa y pintando algunos de los cuadros que hoy forman parte de la colección.

Además de arte contemporáneo, también hay espacio para una interesante colección arqueológica, destacando el arca donde se guardaba el fuero otorgado por el rey Alfonso VIII, así como los privilegios reales.

Muralla de Alarcón

Además del Castillo de Alarcón, las defensas de la localidad estaban formadas por hasta tres líneas de murallas, de las que hoy en día todavía se conservan lienzos, torres y puertas.

Puerta y Torre del Calabozo, formaban parte de la segunda línea de defensa de Alarcón
Puerta y Torre del Calabozo, formaban parte de la segunda línea de defensa de Alarcón

Todavía hoy en día hay que atravesar en primer lugar la Puerta del Campo, después la Puerta del Calabozo y finalmente la Puerta del Bodegón para acceder al casco histórico de Alarcón.

Puerta del Bodegón a los pies del Castillo de Alarcón
Puerta del Bodegón a los pies del Castillo de Alarcón

Además se conserva la Puerta de Chinchilla, llamada así porque custodiada el acceso desde esta villa actualmente albaceteña; la Puerta del Río, custodiando el acceso norte; finalmente la Puerta de la Traición, destinada a la entrada de las tropas directamente al patio de armas del castillo.

Torre del Campo o de Armas

Será lo primero que encuentres al llegar Alarcón, de obligada visita además por las vistas excepcionales que ofrece del conjunto de la población con el río Júcar a sus pies.

Construida en el siglo XVI, cuenta con su propio recinto amurallado, patio de armas, foso y puente levadizo, aunque estos dos últimos elementos no se conservan actualmente.

Está considerada la mejor torre albarrana de Cuenca.

Torre del Campo o de Armas, la mejor torre albarrana de Cuenca
Torre del Campo o de Armas, la mejor torre albarrana de Cuenca

Torre del Calabozo

Es la segunda torre que habrá que atravesar para llegar a Alarcón, por lo que también es conocida como la torre de en medio.

Construida en el siglo XIV, su función era la de defender la Puerta del Calabozo, formando parte de la segunda línea defensiva de la localidad.

Torre de Alarconcillos, la más singular de las torres de Alarcón
Torre de Alarconcillos, la más singular de las torres de Alarcón

Torre de los Alarconcillos

Seguramente sea la torre que más llama la atención de todas, ya que cuenta con cuatro cubos rodeando a la torre central, formando un conjunto de singular aspecto. Data del siglo XIV.

Torre del Cañavate, formaba parte de las líneas defensivas de Alarcon
Torre del Cañavate, formaba parte de las líneas defensivas de Alarcon

Torre del Cañavate

También construida en el siglo XIV, es de aspecto similar a la Torre del Campo, de hecho cumplía las mismas funciones, defender la entrada a la localidad.

Hoces de Alarcón

Además del patrimonio cultural de Alarcón, no podemos dejar pasar la oportunidad de disfrutar también de su entorno natural, rodeado completamente por las hoces formadas por el río Júcar.

Catalogadas como Refugio de la Fauna y la Flora y Zona Especial de Protección de Aves, las Hoces de Alarcón acogen un extenso bosque de ribera, hogar de reptiles, jabalíes, ardillas, gato montés y otros mamíferos.

Hoces de Alarcón a los pies de la localidad
Hoces de Alarcón a los pies de la localidad

Por su parte las escarpadas paredes son el hogar ideal para las aves rapaces, como águilas, búhos o halcones y el río está poblado por nutrias y peces autóctonos como el barbo.

Todo este ecosistema se puede disfrutar siguiendo el Sendero de Pequeño Recorrido Hoces de Alarcón (PR-CU 71), recorrido circular de algo más de 8 kilómetros de longitud catalogado como de dificultad baja.

Historia:

La posición estratégica de la localidad ha favorecido el asentamiento humano desde la prehistoria, habiendo quedado demostrada la presencia de poblados íberos y romanos en este promontorio rodeado por el río Júcar.

Fue a partir de la llegada de los musulmanes cuando comenzó a ganar importancia como enclave defensivo, ellos construyeron una primera fortificación que además dio nombre a la localidad, ya que Alarcón vendría a significar “la fortaleza”.

Castillo de Alarcón, una de las fortalezas más importantes de la provincia de Cuenca
Castillo de Alarcón, una de las fortalezas más importantes de la provincia de Cuenca

Con la conquista de los cristianos a finales del siglo XII se convierte en un fuerte prácticamente inexpugnable, la primitiva fortificación pasó a ser un castillo rodeado por hasta tres líneas de murallas que han favorecido la conservación del conjunto monumental hasta nuestros días.

Fernán Martínez de Ceballo fue el encargado de organizar la conquista de Alarcón, ganando a partir de entonces el derecho a llevar el nombre de la villa como apellido. El rey Alfonso VIII le concedió los primeros fueros propios, tomando como base los Fueros de Cuenca.

Siglos más tarde la localidad pasa más tarde a formar parte del Señorío de Villena, siendo cabeza de la Tierra de Alarcón, ubicada al norte, y por su parte la cercana Chinchilla de Montearagón fue cabeza de los territorios del sur.

Puerta y Torre del Campo, formaron parte de la primera línea defensiva de Alarcón
Puerta y Torre del Campo, formaron parte de la primera línea defensiva de Alarcón

Tras la Guerra de Sucesión Castella el Marqués de Villena perdió gran parte de su patrimonio, pero mantuvo la Villa de Alarcón, así como Alcalá del Júcar, Belmonte y Castillo de Garcimuñoz, aunque esto no evitó el declive económico posterior.  

Con el tiempo se fue deteriorando el patrimonio monumental, no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando se llevó a cabo la recuperación de los monumentos dándoles un nuevo uso, como es el caso del Castillo de Alarcón, convertido desde 1966 en Parador Nacional de Turismo.

Fiestas:

El calendario festivo comienza el 20 de enero con las Fiestas de San Sebastián, en honor del santo patrón de la localidad.

Por su parte las Fiestas del Santo Cristo de la Fe, en honor del patrón de la Tierra de Alarcón, se celebran alrededor del 14 de septiembre.

En agosto también hay unas fiestas muy populares en honor del Santo Cristo de la Fe, es una tradición que comenzaron los lugareños emigrados para poder disfrutar de sus fiestas grandes aunque no puedan estar presentes en septiembre. Concretamente tienen lugar el segundo fin de semana de agosto.

Calles de Alarcón en fiestas
Calles de Alarcón en fiestas

En todas las fiestas patronales se puede disfrutar de pasacalles, campeonatos deportivos, conciertos, verbenas, comidas populares, fuegos artificiales y por supuesto las misas solemnes y procesiones en honor de los santos patronos, excepto en las fiestas de agosto que no se celebran los actos oficiales religiosos.

Estas son las principales fiestas de Alarcón, pero a lo largo del año hay otras celebraciones que aunque no atraen tanto público, son muy populares entre los alarconeros.

Estas son: Jueves Lardero, con su tradicional comida en el campo; Semana Santa, con sus solemnes procesiones; San Isidro Labrador, santo patrón de los agricultores y ganaderos; finalmente San Juan Bautista, con la tradicional hoguera la noche del 23 de junio.

Gastronomía de Alarcón:

La cocina tradicional está basada en la gastronomía manchega, con platos baratos pero contundentes elaborados con la mejor materia prima de la región.

Estos son algunos de los platos típicos de Alarcón: ajo mortero, también conocido como ajoarriero o atascaburras, morteruelo, ajo cocido, sopa castellana, pisto manchego, gazpacho manchego, quesos manchegos, asadillo, zarajos, cordero asado o en caldereta, perdiz escabechada, así como otros platos de caza y también platos de pescado de río.  

Morteruelo, uno de los platos típicos de la gastronomía de Alarcón
Morteruelo, uno de los platos típicos de la gastronomía de Alarcón

Para maridar con esta excelente gastronomía nada mejor que un buen vino de la tierra. En la provincia de Cuenca hay cuatro Denominaciones de Origen Protegidas, estas son: Vino de La Mancha, Vino de Uclés, Vino de la Tierra de Castilla y Vino de Ribera del Júcar.

Otra bebida muy típica es la zurra, elaborada con vino tinto, frutas, azúcar y canela. Se consume sobre todo durante las fiestas populares.

Zarajos, un imprescindible en la gastronomía tradicional de Alarcón
Zarajos, un imprescindible en la gastronomía tradicional de Alarcón

Como dulce broche final nada mejor que el alajú, tradición proveniente del período de dominación musulmana. Se trata de una torta elaborada con almendras o nueces, pan rallado, especias y miel y cubierta por dos finas obleas.

No te quedes sin plaza y reserva tu restaurante en Alarcón con El Tenedor, incluyendo el restaurante del Parador de Turismo. Además puedes obtener hasta un 50% de descuento en carta.

Cómo llegar:

Para viajar a Alarcón en transporte público hay que tomar un autobús en Cuenca gestionado por la Compañía Rubiocar, hay ruta solamente los lunes, miércoles y viernes.

La mejor opción es viajar en transporte particular, teniendo libertad de horarios y la oportunidad de disfrutar también del entorno. Por las cercanías de la localidad pasa la N-III, antigua carretera Madrid-Valencia.

Si necesitas alquilar un coche, con el buscador de Rentalcars encontrarás los precios más baratos entre cientos de webs de reservas.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn