Guía de Castillo de Garcimuñoz

Ubicado junto a la autovía A-3 que une Madrid y Valencia, Castillo de Garcimuñoz es uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cuenca.

Castillo de Garcimuñoz, uno de los pueblos más bonitos de Cuenca
Castillo de Garcimuñoz, uno de los pueblos más bonitos de Cuenca

Presidido por uno de los castillos mejor conservados de la región, entre sus calles se puede ver la influencia de las culturas cristiana, judía y musulmana. 

Reserva ya tu alojamiento y ahorra con Booking, hay hoteles, hostales, casas rurales y apartamentos. 

No te preocupes si cambias de idea, puedes cancelar gratis en la mayoría de habitaciones.

Qué ver en Castillo de Garcimuñoz

Aquí tienes una vídeo-guía con los principales puntos de interés, en los alrededores aprovecha para visitar Alarcón o Belmonte.

Si te gustó el vídeo, regálanos un Me Gusta, suscríbete a nuestro canal de Youtube y compártelo con tus amigos.

Castillo de Castillo de Garcimuñoz

Originalmente construido por el caballero García Muñoz en el siglo XII, posteriormente pasó a manos del infante Don Juan Manuel.

Pero el aspecto que podemos ver actualmente es obra de Don Juan Manuel, primer marqués de Villena, aunque ha llegado bastante transformado.

Entrada al Castillo de Garcimuñoz
Entrada al Castillo de Garcimuñoz

Esto es debido a que gran parte de sus muros fueron usados para la construcción de la anexa Iglesia de San Juan Bautista, cayendo en un estado ruinoso.

Hasta principios del siglo XXI, cuando la arquitecta Izaskun Chinchilla se hizo cargo de su restauración.

El proyecto debía conservar el patrimonio histórico, pero además mejorar la accesibilidad y añadirle nuevo valor como centro cultural

En 2016 volvió a abrir sus puertas al público, convirtiéndose en uno de los tres castillos mejor conservados y más visitados de Cuenca.

En su diseño se mezclan elementos góticos y renacentistas, añadiendo además influencias italianas.

Del exterior cabe destacar su portada principal de estilo gótico isabelino, concebida como un gran retablo de piedra.

Ya en el interior destaca el patio de armas central, repleto de estructuras escultóricas que le aportan colorido y modernidad.

Patio de armas del Castillo de Garcimuñoz
Patio de armas del Castillo de Garcimuñoz

El horario del Castillo de Garcimuñoz es: de miércoles a domingo de 10:30 a 14:00 y de 15:30 a 19:30 horas.

La entrada general cuesta 5€, se puede reservar online con antelación para ahorrarse la colas.

Iglesia de San Juan Bautista

Fue construida en el siglo XVII dentro del recinto palaciego, usando para ello parte de los muros del propio castillo.

Su torre campanario se alza precisamente sobre uno de los cuatro cubos defensivos, dominando las vistas de la localidad.

Iglesia de San Juan Bautista integrada en el castillo
Iglesia de San Juan Bautista integrada en el castillo

Del interior cabe destacar el altar mayor barroco, así como la pila bautismal.

Durante mucho tiempo acogió una de las pocas copias de la Sábana Santa que existen en el mundo, pero hoy se encuentra en el Museo Diocesano de Cuenca.

Arquitectura popular

A lo pies del castillo se extiende el entramado urbano de Castillo de Garcimuñoz, declarado Conjunto Histórico Artístico.

Está compuesto por una interesante muestra de arquitectura popular manchega, con sus blancas casas encaladas. 

Muchas de ellas guardan en su interior cuevas utilizadas antiguamente como almacenes, creando casi un entramado subterráneo que se extendía por toda la villa.

Arquitectura popular de Castillo de Garcimuñoz
Arquitectura popular de Castillo de Garcimuñoz

Otras muestran en sus fachadas los escudos de un pasado noble, destacando la Casa Gótica del siglo XIV.

Paseando entre las estrechas callejuelas se puede descubrir el pasado judío y musulmán, no en vano la localidad fue conocida como Garcijudea.

Arquitectura religiosa

Además de la Iglesia de San Juan Bautista, es interesante destacar dos antiguos conventos que pertenecieron a la Orden de San Agustín.

El Real Monasterio de Agustinos fue fundado por Don Juan Manuel y su esposa en 1326, siendo el primer convento de monjes agustinos en la provincia de Cuenca.

Su antiguo esplendor ha quedado oculto tras los blancos muros de casas particulares, pero todavía conserva parte del claustro, algunas puertas de acceso y capillas de la iglesia.

Real Monasterio de Agustinos escondido tras una casa particular
Real Monasterio de Agustinos escondido tras una casa particular

Muy cerca permanece en pie el Convento de Nuestra Señora de Gracia, también de la Orden de San Agustín pero habitado por monjas.

Su estado de conservación no es malo, teniendo en cuenta que fue dividido tras las Desamortización de Mendizábal para convertirlo en casas particulares.

Antiguo Convento de Nuestra Señora de Gracia
Antiguo Convento de Nuestra Señora de Gracia

Cerro de San Juan

Hay que pasar por la Plaza Mayor, presidida por la Casa Consistorial, para llegar a uno de los mejores miradores panorámicos de la villa.

Se trata del Cerro de San Juan, llamado así porque originalmente acogía la Iglesia de San Juan.

Hoy todavía se conservan algunos restos de esa construcción, así como algunos tramos de la antigua muralla.

Cerro de San Juan, uno de los mejores miradores
Cerro de San Juan, uno de los mejores miradores

Cruz de Jorge Manrique

Se ubica a unos 3 kilómetros del casco histórico, en el punto exacto donde fue herido de muerte el poeta Jorge Manrique en plena Guerra de Sucesión Castellana.

El monumento consiste en un monolito de piedra con una cruz de hierro en medio, flanqueada por dos escudos tallados en la piedra.

Historia

No están claros los orígenes de la localidad, en primer lugar se habla de un asentamiento romano llamado Segar.

Posteriormente debió acoger una alcazaba construida por los musulmanes, formando parte del sistema defensivo de La Mancha de Montearagón.

En 1172 ya estaba ocupada por los cristianos, pero estos fueron arrasados por las tropas del sultán Yusúf que se dirigía hacia Huete.

Pocos años después la zona fue conquistada por el rey Alfonso VIII, como parte de su campaña para hacerse con la ciudad de Cuenca.

Fue entonces cuando adquirió su nombre actual, proveniente del caballero García Muñoz al que le fueron donadas las tierras.

Alfonso X el Sabio cedió los terrenos a su hermano, el infante Don Juan Manuel, tras ser nombrado Adelantado Mayor de Murcia y Señor de Villena.

Aquí nacieron dos de sus hijas, una sería madre de Fernando I de Portugal y otra de Enrique II de Castilla.

A partir de la muerte de Don Juan Manuel, el señoría de Villena pasaría de la nobleza a la Corona, y viceversa, en varias ocasiones. 

Castillo de Garcimuñoz, parte del antiguo señorío de Villena
Castillo de Garcimuñoz, parte del antiguo señorío de Villena

Hasta mediados del siglo XV, cuando Don Juan Pacheco, primer marqués de Villena, recupera poco a poco los territorios.

A él hay que agradecerle la construcción del castillo que podemos ver hoy en día, como parte del plan de refuerzo de las fortalezas del marquesado.

Durante la Guerra de Sucesión Castellana se posicionaron contra Isabel la Católica, fue entonces cuando cayó mortalmente lanceado el poeta Jorge Manrique.

Los marqueses de Villena mantuvieron la propiedad hasta principios del siglo XIX, fue entonces cuando el castillo fue utilizado como cementerio.

Hoy ha resurgido para convertirse en la principal atracción turística de la localidad, siendo además uno de los tres castillos mejor conservados de Cuenca.

Fiestas

Dos son las fiestas patronales: alrededor del 24 de junio en honor de San Juan Bautista y a mediados de agosto por Nuestra Señora de las Angustias.

Durante las Fiestas de San Juan, el castillo se convierte en el escenario de una popular Feria Medieval.

Además cada tres años acogen las Jornadas Manriqueñas, celebradas en abril coincidiendo con el día de la muerte de Jorge Manrique.

Los años intermedios el escenario festivo se traslada a Santa María del Campo Rus y Uclés, donde murió y donde se encuentra enterrado el poeta. 

Ayuntamiento de Castillo de Garcimuñoz
Ayuntamiento de Castillo de Garcimuñoz

Gastronomía

Ubicada en el corazón de Cuenca, no es de extrañar que entre sus platos típicos se encuentren: ajoarriero, morteruelo, zarajos, pisto manchego o queso frito.

Más contundentes son las judías con perdiz, los asados castellanos o las carnes de ternera a la brasa.

Muros del Castillo de Garcimuñoz
Muros del Castillo de Garcimuñoz

Cómo llegar

El único medio de transporte público disponible es el autobús gestionado por la compañía Rubiocar, partiendo desde Cuenca.

Mucho más recomendable es el transporte particular, gracias a la buena conexión a través de la autovía A-3.

Si necesitas alquilar un coche, con Rentalcars encontrarás los mejores precios entre cientos de webs de reservas.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!