Guía de Huete

Guía turística completa para visitar Huete

Ubicada a poco más de 50 kilómetros de Cuenca, Huete guarda uno de los conjuntos monumentales más importantes de la provincia.

Huete, uno de los pueblos más bonitos de Cuenca
Huete, uno de los pueblos más bonitos de Cuenca

Especialmente destacada es la muestra de arquitectura religiosa, pero también hay muralla, castillo, museos o palacetes.

Ahorra tiempo y dinero reservando ya tu hotel en Huete con Booking, también hay hostales, casas rurales y apartamentos.

Si cambias de idea no te preocupes, puedes cancelar gratis en la mayoría de habitaciones.

Qué ver en Huete:

Aquí tienes una vídeo-guía con los principales puntos de interés, también puedes aprovechar para visitar Uclés o Belmonte.

[su_youtube_advanced url=»https://www.youtube.com/watch?v=H5Tu307oxIA» width=»560″ height=»315″ rel=»no» https=»yes»][/su_youtube_advanced]

Si te gustó el vídeo, regálanos un Me Gusta, suscríbete a nuestro canal de Youtube y compártelo con tus amigos.

Monasterio de la Merced

Fundado en el siglo XIII y reconstruido a lo largo de los años, hoy ostenta la distinción como Bien de Interés Cultural.

Se dice que la obra fue costeada por fray Marcos de Salmerón, convirtiéndose en uno de los principales monasterios de la Orden Mercedaria en Castilla.

Del conjunto destaca el claustro, diseñado a mediados del siglo XVII por Cosme de Peñalacia.

Fachada principal del Monasterio de la Merced
Fachada principal del Monasterio de la Merced

Está considerado uno de los claustros barrocos más bonitos de la provincia de Cuenca.

Por su parte la iglesia es obra de José de Arroyo, es de planta de cruz latina con crucero rematado por una cúpula.

Destacan los lienzos provenientes del Colegio de los Jesuitas, el altar mayor con imágenes de las Santas Justa y Rufina, patronas de Huete, y finalmente la pila bautismal.

La última gran obra de ampliación y reforma fue realizada en el siglo XVIII por José Martín de Aldehuela, se transformaron las fachadas, la sala capitular y refectorio.

Hoy en día el Monasterio de la Merced acoge el Ayuntamiento de Huete, así como la Oficina de Turismo.

Además del Museo Etnográfico y el Museo de Arte Moderno “Florencio de la Fuente”.

Imagen aérea del Monasterio de la Merced
Imagen aérea del Monasterio de la Merced

La Iglesia de la Merced acoge la Parroquia de San Esteban, además del Museo de Arte Sacro.

La entrada a todos los museos cuesta 5€, aunque también se puede comprar por separado.

Convento de Jesús y María

También declarado Bien de Interés Cultural, fue construido en el siglo XVI como hogar de las monjas de la orden de San Lorenzo Justiniano.

De su fundación se encargó Don Marco de Parada, arcediano de Alarcón.

Portada del Convento de Jesús y María
Portada del Convento de Jesús y María

Del diseño el arquitecto Andrés de Vandelvira, inspirado en los palacios florentinos.

Todo el conjunto está articulado alrededor del claustro, muy singular debido al uso de pilares cuadrados y cajeados como soporte.

También es muy singular la torre campanario, se trata de una de las pocas de planta triangular del mundo.

Museo de la Fotografía en el Convento de Jesús y María
Museo de la Fotografía en el Convento de Jesús y María

Finalmente cabe destacar la portada principal, decorada con escenas de la Adoración, escudos de armas y símbolos mitológicos.

En la actualidad el Convento de Jesús y María acoge el Museo de la Fotografía, la entrada cuesta 2€.

Iglesia de Nuestra Señora de Atienza

Aunque está en ruinas, se trata de uno de los edificios religiosos más destacados de Huete, declarado Bien de Interés Cultural.

Se trata de la parroquia más antigua de la ciudad, ya que se supone fue construida sobre una antigua mezquita.

Su estilo arquitectónico es gótico puro, siendo uno de los mejores ejemplo de este estilo en la provincia de Cuenca.

Hoy en día sólo permanece en pie el ábside poligonal, cuenta como decoración con ventanas alancetadas con mainel.

Ábside de la Iglesia de Nuestra Señora de Atienza
Ábside de la Iglesia de Nuestra Señora de Atienza

Bajo el ábside se encuentra la cripta, utilizada originalmente como panteón familiar por los Sandoval.

Según cuenta una leyenda, durante la dominación musulmana aquí permaneció un cirio encendido iluminando al Santísimo Sacramento.

El resto de la iglesia desapareció en el siglo XVIII, momento en que se trasladó su advocación a la parroquia de San Nicolás el Real de Medina.

En la actualidad se utiliza como espacio cultural.

Otros edificios religiosos

Además de los tres edificios mencionados anteriormente, por las calles de Huete hay otros muchas muestras de la arquitectura religiosa.

  • Iglesia de Santo Domingo de Guzmán: diseñada por fray Alberto de la Madre de Dios, es el elemento más destacado del monasterio del siglo XIV.
  • Colegio de Jesuitas: fundado en 1570, es Bien de Interés Cultural.
  • Iglesia de San Nicolás el Real de Medina: edificio barroco construido a principios de siglo XVIII.
Fachada de la iglesia de Santo Domingo de Guzmán
Fachada de la iglesia de Santo Domingo de Guzmán
  • Iglesia de San Pedro: llama la atención su monumental portada y la calle gótica subterránea que esconde en su interior.
  • Ermita de San Sebastián: construida en la primera mitad del siglo XVIII.
  • Ermita de San Gil: aquí se guarda la imagen de Santa Quiteria, una de las devociones más antiguas de Huete.

Edificios civiles

Dentro de la arquitectura civil también hay una interesante muestra, conformada por:

  • Palacio de los Condes de Garcinarro: hoy convertido en Hotel Rural, destaca su fachada construida en 1730.
  • Palacio de los Amoraga: construida en el siglo XVII, tiene una de las portadas más bonitas de Huete.
Pósito Real de Huete
Pósito Real de Huete
  • Casa de los Linajes: hoy sólo se conserva su monumental fachada.
  • Pósito Real: lugar donde se almacenaba el grano para prestar a los agricultores en épocas de escasez.
  • Palacio Episcopal: fue construido en tres fases, desde el siglo XVIII hasta principios del XIX.

Muralla de Huete

De la antigua muralla que rodeaba el casco histórico de Huete pocos restos se conservan, apenas han llegado a nuestros días algunas de las 10 puertas con las que llegó a contar.

  • Puerta de Almazán: cuenta con dos arcos de sillería unidos por bóveda de arista, sobre ella está la antigua Casa del Corregidor.
  • Torre del Reloj: ubicada junto a la Puerta del Almazán, acoge el reloj que marcaba la vida de la ciudad.
Puerta de Almazán y Torre del Reloj de Huete
Puerta de Almazán y Torre del Reloj de Huete
  • Puerta de Medina: con su singular forma acodada, es la única que se conserva de la Edad Media.
  • Pasadizo del Callejón del Moro: antiguo adarve de la muralla reconvertido en un pintoresco pasadizo cubierto.

Castillo de la Luna

También llamado Alcazaba de Wabda, hoy pocos restos se conservan de esta fortaleza de origen musulmán.

Fue construido en el siglo IX sobre un castro celtíbero y una plaza fuerte romana.

Tras la conquista cristiana fue abandonado, el paso del tiempo no ha hecho más que empeorar su situación.

Castillo de Huete, Castillo de la Luna o Alcazaba de Wabda
Castillo de Huete, Castillo de la Luna o Alcazaba de Wabda

Sólo permanece en pie un tramo del muro y uno de los 15 torreones con los que llegó a contar, precisamente el más alto de ellos.

Coronando el cerro donde se ubica el Castillo de Huete hay un Monumento al Sagrado Corazón.

Historia de Huete:

Los primeros asentamientos humanos se remontan a la prehistoria, concretamente al Paleolítico Inferior.

Con los romanos se convirtió enclave estratégico de la ruta que unía Cartago Nova con Segóbriga, por aquel entonces recibió el nombre de Opta.

Además fue de gran importancia la explotación minera del lapis specularis, piedra de yeso traslúcida muy abundante en la zona.

Calles de Huete a los pies del castillo
Calles de Huete a los pies del castillo

Posteriormente se asentaron los visigodos y los musulmanes, quienes se encargaron de construir la Alcazaba de Wabda.

La conquista cristiana se produjo definitivamente en 1150, tras años de guerra contra los almorávides.

Pero entonces hubo enfrentamientos entre las familias nobles de la época por su control, estallando la Batalla de Huete.

Finalmente pasó a manos de la Casa de Lara, convirtiéndose en capital de un extenso territorio que incluía más de 100 pueblos.

En ese momento de esplendor se produjo el asedio del ejército almohade durante 10 días, al mando del califa Abu Yaqub Yusuf.

Según cuenta la leyenda, los musulmanes se retiraron debido a unas intensas tormentas que se produjeron el día de Santas Justa y Rufina, desde entonces convertidas en santas patronas.

El 26 de julio de 1428 recibió el título de ciudad, otorgado por Juan II de Castilla gracias a la influencia de Pedro Carrillo.

Durante años la nobleza siguió enfrentándose por Huete, hasta que definitivamente los Reyes Católicos tomaron la ciudad y le dieron el reconocimiento de Noble y Leal.

Puerta de Medina, la única de origen medieval
Puerta de Medina, la única de origen medieval

En la Edad Moderna se sucedieron guerras y plagas que se cobraron un gran número de vidas humanas y daños materiales.

Con la Desamortización de Mendizábal fueron abandonados gran parte de los monasterios de la ciudad y expulsados los religiosos que habitaban en ellos.

A finales del siglo XIX se produjo la llegada del ferrocarril y el alumbrado público.

Fiestas de Huete:

Las primeras celebraciones del año tienen lugar el 20 de enero en honor de San Antón, es momento de bendecir a los animales y hacer la subasta del ramo.

El 3 de febrero es el Día de San Blas, cuando la tradición junta a los lugareños en una comida en el campo.

En mayo llegan las fiestas de San Juan y Santa Quiteria, declaradas de Interés Turístico Regional.

En realidad se trata de dos fiestas diferentes, San Juan el segundo domingo de mayo y Santa Quiteria el tercer o cuarto fin de semana.

Fuente en la Plaza Fray Ambrosio Montesino
Fuente en la Plaza Fray Ambrosio Montesino

San Isidro es el encargado de bendecir los campos, por eso sale en procesión cada 15 de mayo.

El 19 de julio es el Día de las Santas Justa y Rufina, patronas de Huete desde el asedio almohade del siglo XII.

Finalmente en septiembre es la Fiesta de la Merced, una de las más populares ya que reúnen a todos los optenses.

Gastronomía de Huete:

La cocina tradicional mezcla elementos de la gastronomía manchega y alcarreña.

No hay mejores entrantes que: morteruelo, ajoarriero, zarajos, queso frito, gachas o migas.

Como plato principal el rey es el cordero asado, pero también hay carnes de caza, cerdo, ternera y pescado.

Zarajos, un imprescindible de la gastronomía de Huete
Zarajos, un imprescindible de la gastronomía de Huete

Para maridar nada mejor que un vino de la tierra, destacando los incluidos en la D.O.P. Pago Calzadilla.

Se trata de vinos tintos que se producen únicamente en Huete, manteniendo métodos de cultivo tradicionales sin uso de procesos mecánicos ni agentes químicos.

Cómo llegar:

Hay dos medios de transporte público para llegar a Huete: tren y autobús.

Desde Madrid hay un tren regional que enlaza con Valencia, haciendo parada en Huete.

El viaje dura unas dos horas y media, el billete cuesta 12,30€.

De las rutas de autobús se encarga la compañía Rubiocar, pudiendo enlazar con las principales localidades de los alrededores.

También se puede llegar desde Cuenca en poco más de una horas, el billete cuesta 4,65€.

Calles de Huete
Calles de Huete

Otra opción es viajar en transporte particular, gracias a su buena conexión por carretera.

Huete se encuentra a tan sólo 10 kilómetros de la A-40 o Autovía de Castilla-La Mancha, accediendo a través de la CM-310.

Desde Madrid se tarda en coche aproximadamente una hora y media, desde Cuenca unos 40 minutos.

Si necesitas alquilar un coche, con Rentalcars encontrarás los mejores precios entre cientos de webs de reservas.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!