Puerta de Alcalá

Situada en el centro de la Plaza de la Independencia, en la confluencia de la calle Alcalá, la calle de Alfonso XII, la calle Serrano y la calle Salustiano Olózaga, la Puerta de Alcalá es uno de los símbolos indiscutibles de Madrid.

Puerta de Alcalá, un símbolo de Madrid
Puerta de Alcalá, un símbolo de Madrid

Se trata de una de las cinco antiguas puertas reales o de registro que daban acceso a la capital, servía para dar la bienvenida a los viajeros que venían de la zona noreste, como Alcalá de Henares, Aragón, Cataluña y Francia. Precisamente en Alcalá de Henares se puede ver una puerta de similares características, su nombre es Puerta de Madrid.

La Puerta de Alcalá se construyó en el año 1778, del diseño se encargó el arquitecto Francesco Sabatini. El estilo es similar a los arcos del triunfo romanos, siendo la primera puerta de éste tipo construida en Europa tras la caída del Imperio Romano, sentando las bases para otras que vinieron después, como el Arco del Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo de Berlín.

Está dividida en tres cuerpos, el central, con una puerta, más alto que los laterales con dos puertas cada uno. Los tres vanos centrales son arcos de medio punto, los de los extremos son arcos adintelados.

Puerta de Alcalá, una de las imágenes más icónicas de Madrid
Puerta de Alcalá, una de las imágenes más icónicas de Madrid

De los elementos decorativos se encargaron los escultores Francisco Gutiérrez y Roberto Michel, los mismos que trabajaron en la cercana Fuente de Cibeles. A ambos lados hay una inscripción en latín con el nombre del rey Carlos III y la fecha de construcción. En el lado exterior, sobre la inscripción, hay un escudo de armas sujetado por la diosa Fama y en el interior dos torsos.

En los cuerpos laterales del exterior están las esculturas de las cuatro Virtudes Cardinales, Prudencia, Justicia, Templanza y Fortaleza. Sobre los cuerpos laterales del interior hay cuatro esculturas que representan armaduras vacías, también llamadas escudos.

Vista nocturna de la Puerta de Alcalá
Vista nocturna de la Puerta de Alcalá

Los ornamentos de cada lado también son diferentes. En el exterior dan la bienvenida al viajero unas cabezas de sátiro, por el contrario en el interior son unas cabezas de león las que despiden al visitante.

Hasta la Puerta de Alcalá se puede llegar en metro, bien desde la parada Retiro con la línea 2 o bien desde Príncipe de Vergara con las líneas 2 y 9.


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! :)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn