Historia de Ámsterdam

Breve resumen para conocer la historia de Ámsterdam

Orígenes

La ciudad de Ámsterdam no es de las más antiguas de Europa.

Su fundación oficial se produjo el 27 de octubre de 1275, cuando en un pequeño pueblo de pescadores ubicado junto al río Amstel se construyó un dique o dam, como se denomina en holandés, para contener las aguas del Mar del Norte.

El nombre de la ciudad significa literalmente «Dique del Amstel».

Crecimiento

Gracias a su privilegiada posición, en medio de la ruta comercial que unía los países del sur de Europa con los del norte, el pequeño poblado creció rápidamente, consiguiendo el título de ciudad en el año 1300.

En esa época formaba parte de la Liga Hanseática, se unió a Alemania y otros países del norte para proteger sus actividades comerciales del ataque de los vikingos.

Su principal producto de exportación era el arenque.

Palacio Real de Ámsterdam
Palacio Real de Ámsterdam

Independencia

Holanda consiguió su independencia en el siglo XVI, cuando la revueltas causadas por la reforma luterana y el malestar social por nuevos impuestos, llevaron a la Guerra de Flandes que duró 80 años.

Felipe II perdió el trono de la ciudad y Guillermo de Orange declaró la República de los Siete Países Bajos Unidos en 1648.

Compañía Holandesa de las Indias Orientales

En el siglo XVII Ámsterdam llegó a su período de máximo esplendor, las redes comerciales se extendieron a países de África, América o Asia.

En éste período se creó la Banca de Holanda y la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, instituciones que ayudarían a la expansión de los Países Bajos y a convertir a Ámsterdam en el principal puerto comercial y centro financiero del mundo.

Rijksmuseum, cuenta con la colección más famosa de pinturas del Siglo de Oro holandés
Rijksmuseum, cuenta con la colección más famosa de pinturas del Siglo de Oro holandés

Compañía de las Indias Occidentales

En 1664 se fundó la Compañía de las Indias Occidentales, institución que monopolizó el tráfico de esclavos desde África hacia el Nuevo Mundo.

Todo ese crecimiento económico vino también acompañado por la llegada de grandes artistas y filósofos que huían de las guerras que asolaban el resto de Europa.

Personajes tan conocidos como Rembrandt o Descartes, contribuyeron a que el siglo XVII se conozca como el Siglo de Oro de Ámsterdam.

Cambios políticos y económicos

El siglo XVIII trajo grandes cambios a la ciudad.

Holanda comenzó a perder el dominio de sus colonias, el poder político se trasladó a La Haya y el comercio marítimo recayó en ciudades situadas en pleno Mar del Norte, como Róterdam.

Ámsterdam únicamente consiguió mantener el papel como centro financiero de Europa.

Reino de los Países Bajos

La situación de decadencia empeoró con las guerras que enfrentaron a Holanda contra el Reino Unido y Francia, en especial la ocupación napoleónica causó grandes estragos en la ciudad y la economía del país.

Napoleón nombró rey de los Países Bajos a su hermano Luis, quien designó a Ámsterdam como la capital de su nuevo reino.

Tras la expulsión de las tropas francesas del país en 1815 se crea el Reino de los Países Bajos, manteniendo la capital en Ámsterdam.

Segundo Siglo de Oro

La revolución industrial llegó a Ámsterdam a finales del siglo XIX, éste período es conocido como el Segundo Siglo de Oro.

Por toda la ciudad se sucedían las construcciones de diques, canales, museos, teatros, estaciones de tren o barrios residenciales.

Esto trajo gran cantidad de mano de obra y un nuevo empuje al crecimiento económico y social.

Casa de Ana Frank en Ámsterdam
Casa de Ana Frank en Ámsterdam

Guerras Mundiales

Durante la Primera Guerra Mundial los Países Bajos mantuvieron una posición neutral, aunque no se libraron de las hambrunas y miserias derivadas de la contienda.

Pero fue durante la Segunda Guerra Mundial cuando fue ocupada por Alemania, comenzando uno de los períodos más negros de la historia de la ciudad.

Los nazis persiguieron y encarcelaron en campos de concentración a más de 100.000 judíos que vivían en los Países Bajos, uno de ellos fue la célebre Ana Frank.

Actualmente se puede visitar la casa donde permaneció oculta más de 2 años.

Actualidad

Hoy en día Ámsterdam es un ejemplo de tolerancia y convivencia multirracial, más de 150 nacionalidades conviven en armonía y dan su toque cultural a la urbe.

Además fue la primera en legalizar la prostitución y la venta de marihuana en Coffee Shops, convirtiéndose en un punto de interés turístico más para los visitantes que viajan a la ciudad.

Hay tanto que ver en Ámsterdam y tanta historia a sus espaldas que lo mejor es contratar un tour en castellano para conocer todos sus secretos, y lo mejor de todo es que es GRATIS.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!