Museo Nacional Romano

El Museo Nacional Romano está formado por cuatro espacios: Palazzo Massimo, Termas de Diocleciano, Palazzo Altemps y Cripta Balbi.

Termas de Dioclesano, sede del Museo Nacional Romano. Foto de Justin Ennis
Termas de Dioclesano, sede del Museo Nacional Romano. Foto de Justin Ennis

Historia

El Museo Nacional Romano fue fundado en 1889, para reunir los objetos encontrados en las excavaciones realizadas tras la Reunificación de Italia.

Inicialmente se instalaron en una zona de las Termas de Diocleciano, pero con el aumento de la colección se hizo necesaria una ampliación.

Se llevó a cabo en la década de los 90, período en el que se fundaron las cuatro sedes oficiales que podemos disfrutar hoy en día.

Palazzo Massimo

Se construyó entre los años 1883 y 1887 sobre la Villa Peretti, perteneciente al papa Sixto V.

Originalmente era un seminario jesuita, durante la II Guerra Mundial fue hospital militar pero después recuperó su función.

El Estado lo adquirió prácticamente en ruinas en 1981, fue necesaria una profunda remodelación para convertirlo en museo en 1995.

Alberga una de las mejores colecciones de esculturas del Imperio Romano y la República, rivalizando con los Museos Capitolinos.

La colección de frescos y mosaicos de la Antigua Roma no tienen competencia alguna.

Empezando por el sótano, nos recibe la colección de numismática y joyas romanas.

Hay algunas piezas muy especiales, como el medallón de Teodorico o la colección de objetos funerarios de la antigüedad.

También encontramos una momia de una niña de 8 años y su sarcófago de mármol del siglo II d. C., encontrado en 1964 en la Via Cassia.

La planta baja y el primer piso cuentan con la colección de esculturas y retratos de la Antigua Roma.

  • Planta baja, período comprendido entre la República y la llegada del primer emperador de Roma.
  • Primera planta, a partir del nombramiento de Augusto.

Algunas de las mejores piezas pueden ser: Hermafrodita Durmiente, Discóbolo Lanzelotti, Púgil en Reposo o Príncipe Helenístico.

También son muy llamativos los sarcófagos y bajorrelieves, como el sarcófago de mármol de Portonaccio del siglo II.

En la planta superior está la decoración con frescos, mosaicos y trabajos con incrustaciones de la Casa de Livia y la Villa Farnesina.

Datados entre los siglos II y IV d. C., es una de las mejores colecciones de éste tipo del mundo.

Al Palazzo Massimo se llega desde las estaciones Republicca o Termini, con la línea A de metro.

Otra opción son los autobuses: C, H, 16, 36, 38, 40, 64, 86, 90, 92, 105, 157, 170, 175, 204, 217, 310, 360, 492, 590, 649, 714 y 910.

Termas de Diocleciano

Fueron construidas entre los años 298 y 305 d. C., en una superficie de más de 13 hectáreas junto a la Plaza de la República.

Tenían capacidad para más de 3.000 personas, siendo el mayor complejo termal de la Antigua Roma.

En el interior había zona de ocio, formada por biblioteca y salones, vestidores, gimnasio, sauna, piscinas con distintas temperaturas y una enorme piscina de más de 3.500 metros cuadrados.

Las zonas más amplias fueron utilizadas por Miguel Ángel para levantar la Basílica de Santa María de los Ángeles, en honor de los cristianos fallecidos durante la construcción de las termas.

Para su utilización como museo, se rehabilitó en las dos últimas décadas del siglo XX el Aula Décima.

Aquí se expone la tumba de Platorini y otros dos sarcófagos del siglo II, obtenidos en la necrópolis de la Via Portuense.

Es posible recorrer los jardines y el antiguo claustro diseñado por Miguel Ángel, donde se exponen más de 400 obras de arte.

A las Termas de Dioclesano se llega desde las estaciones Republicca o Termini, con la línea A de metro.

O con los autobuses: C, H, 16, 36, 38, 40, 64, 86, 90, 92, 105, 157, 170, 175, 204, 217, 310, 360, 492, 590, 649, 714 y 910.

Palacio Altemps

Construido por la familia Riario en el siglo XV, fue reformado un siglo más tarde por el cardenal Marco Sittico Altemps.

En 1982 fue adquirido por el Estado Italiano, desde 1997 se utiliza como museo.

Alberga una enorme colección de esculturas romanas y griegas, pertenecientes a familias nobles de los siglos XVI y XVII.

Las colecciones están diferenciadas según la familia de la que procedían.

Colección Altemps

Aunque el cardenal Marco Sittico Altemps reunió una enorme colección, hoy se encuentra muy repartida por el mundo.

En el Palazzo Altemps podemos ver cuatro grandes estatuas ubicadas en el pórtico norte, así como algunas decorando la escalera.

Colección Boncompagni Ludovisi

Es una de las colecciones más grandes que se pueden encontrar en el museo, con más de 100 esculturas.

Algunas de las mejores piezas son: gran sarcófago y trono Ludovisi, Ares restaurado por Bernini o Galata Ludovisi.

Colección Mattei

Esculturas que adornaban la villa y los jardines de Ciriaco Mattei, están ubicadas en las galerías a los lados del patio.

Colección Drago

Básicamente está compuesta por cuatro relieves pertenecientes a la familia Del Drago, se exponen en la galería sur.

Colección Egipcia

Esculturas encontradas en el Campo de Marte, dentro del Santuario de Isis.

Algunas eran originales traídas de Egipto y otras copias romanas.

Destaca la cabeza de Artemisa de Éfeso, encontrada durante unas excavaciones en la Via Marmorata en el 2009.

Capilla de San Aniceto

Pequeño santuario donde se guardan las reliquias del papa Aniceto, papa número 11 de la Iglesia Católica.

No hay estación de metro o tranvía cerca del Palacio Altemps, la única opción es llegar con cualquiera de los autobuses: C3, 30, 70, 81, 87, 116, 130, 186, 492 y 628.

Cripta Balbi

La última de las cuatro sedes del Museo Nacional Romano está en el lugar donde se encontraron los restos del Teatro de Lucio Cornelio Balbo, datado en el siglo I a. C.

En el 2001 se fundó un museo para dar a conocer los yacimientos encontrados, además de los cambios ocurridos a lo largo del tiempo.

El sótano es la parte más interesante, donde se muestran los restos arqueológicos del teatro encontrados en las excavaciones al Campo de Marte.

La planta baja está dedicada al tema «Arqueología e historia del pasaje urbano», con los edificios que se fueron sucediendo en la zona a lo largo de los siglos.

La primera planta se ocupa del tema «Roma de la Antigüedad a la Edad Media», centrado en los cambios generales que se produjeron en la ciudad desde el siglo V al X.

A la Cripta Balbi se puede llegar desde la parada Argentina, por donde pasa la línea 8 de tranvía.

Otra opción es utilizar alguna de esta líneas de autobús: H, 30, 40, 46, 62, 63, 64, 70, 87, 119, 130, 186, 190, 271, 492, 571, 630, 780, 810 y 916.

Información para la visita

Horario

Las cuatro sedes del Museo Nacional Romano tienen el mismo horario: de martes a domingo de 09:00 a 19:45 horas.

Permanece cerrado los lunes, el 25 de diciembre y el 1 de enero.

Precio de la entrada

La entrada es común para las cuatro sedes, permite el acceso durante tres días consecutivos a cualquiera de ellas.

Cuesta 16€ la entrada general y 12€ la reducida, válida para ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años.

El acceso es gratuito para los europeos menores de 18, los mayores de 65 años y las personas con discapacidad y un acompañante.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!