Muralla de Pamplona

Rodeando el casco histórico se encuentra la muralla de Pamplona, una joya de la arquitectura militar del Reino de Navarra.

Muralla de Pamplona rodeando el casco histórico de la ciudad
Muralla de Pamplona rodeando el casco histórico de la ciudad

Sus cinco kilómetros de perímetro, y construcciones defensivas anexas, conforman uno de los conjuntos amurallados mejor conservados de España, motivo por el que fue declarada Monumento Nacional.

Si quieres conocer toda su historia, características y principales puntos de interés, apúntate a una visita guiada.

Historia

Sus orígenes son medievales, la primera muralla de Pamplona se construyó alrededor de los tres burgos en los que estaba dividida la ciudad.

Fue a partir del siglo XVI cuando se erigieron la mayoría de edificaciones que podemos ver hoy, abanderados por la Ciudadela de Pamplona.  

Ciudadela de Pamplona

En conjunto con la Vuelta del Castillo, la Ciudadela de Pamplona conforma la mayor zona verde de la ciudad.

Son casi 280.000 metros cuadrados de una antigua fortaleza militar, reconvertida en parque público para el disfrute de los pamploneses y visitantes.

En el interior se conserva la Sala de Armas, el Pabellón de Mixtos, el horno o el polvorín, todos utilizados como centros de exposiciones.

Ciudadela de Pamplona vista desde la Vuelta del Castillo, muralla de Pamplona
Ciudadela de Pamplona vista desde la Vuelta del Castillo

Felipe II ordenó la construcción de la Ciudadela de Pamplona en  1571, después de la anexión del Reino de Navarra a la Corona de Castilla.

Tiene forma de estrella de cinco puntas, tres de ellas protegían de los ataques del exterior.

Otras dos quedaron apuntando al centro de Pamplona, para controlar a los habitantes que no estaban de acuerdo con el cambio de reino.

Las dos puntas de la estrella que daban a la ciudad, fueron derribadas para construir el Ensanche a finales del siglo XIX.

Jardines de la Taconera

El siguiente punto de interés son los Jardines de la Taconera, el parque más antiguo y emblemático de Pamplona.

Están delimitados por algunos tramos de la muralla de Pamplona, pudiendo ver aquí el Baluarte de Gonzaga, el Baluarte de la Taconera o el Revellín de San Roque.

Cuerpo de Guardia de la Ciudadela de Pamplona, muralla de Pamplona
Cuerpo de Guardia de la Ciudadela de Pamplona

Además, el acceso a los jardines se hace a través de dos puertas de la muralla: el Portal de la Taconera y el Portal de San Nicolás.

Ya en el interior, además de su abundante vegetación, se pueden ver varios monumentos y esculturas interesantes.

Es el caso del Monumento a Gayarre o La Mariblanca, escultura que formaba parte de una fuente ubicada en la Plaza del Castillo.

Junto a los Jardines de la Taconera se encuentra el Portal Nuevo, punto de inicio de un recorrido que lleva por el tramo más antiguo de la muralla de Pamplona hasta el Fortín de San Bartolomé.

Pabellón de Mixtos y Horno de la Ciudadela de Pamplona, muralla de Pamplona
Pabellón de Mixtos y Horno de la Ciudadela de Pamplona

Paseo de Ronda

El primera tramo es conocido como Paseo de Ronda, comprende desde los Jardines de la Taconera hasta el Rincón del Caballo Blanco.

A partir de ahí y hasta el Fortín de San Bartolomé se extiende el segundo tramo, llamado Ronda Barbazana.

Siguiendo el Paseo de Ronda se puede ver los siguientes puntos de interés:

  • Museo de Navarra, antiguo Palacio Real rehabilitado como Archivo General de Navarra
  • Portal de Francia, punto de acceso de los peregrinos a Pamplona
  • Baluarte Bajo del Pilar
  • Baluarte del Abrevador
  • Revellín de los Reyes
  • Baluarte Bajo de Guadalupe
  • Baluarte del Redín

El recorrido termina en el Rincón del Caballo Blanco, un mirador que ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

Ronda Barbazana

En ese mismo punto se enlaza con la Ronda Barbazana, tramo de la muralla encargado de proteger la Catedral de Pamplona y el Palacio Arzobispal.

De las construcciones defensivas se conserva el Baluarte de Labrit y el Fortín de San Bartolomé, además de un par de garitas del siglo XVIII.

Precisamente en el Fortín de San Bartolomé se ubica el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona, un espacio donde profundizar en la historia y evolución del conjunto amurallado.

Revellín de los Reyes visto desde el Rincón del Caballo Blanco, muralla de Pamplona
Revellín de los Reyes visto desde el Rincón del Caballo Blanco

Información

El acceso a la muralla de Pamplona es libre y gratuito.

El horario del Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona es el siguiente:

  • Desde abril a octubre, de martes a domingo de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 horas.
  • Desde octubre a abril, de martes a domingo de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 horas.

La entrada general cuesta 3€ y la reducida 1,5€.

El horario de la Ciudadela de Pamplona es el siguiente:

  • De lunes a viernes, de 07:30 a 21:30 horas.
  • Sábados, de 08:00 a 21:30 horas.
  • Domingos y festivos, de 09:00 a 21:30 horas.

La entrada es gratuita.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!