Historia de Murcia

Historia de Murcia

Aunque hay restos arqueológicos desde la Edad de Bronce, el nombre de la ciudad seguramente provenga de la época de los romanos, por aquel entonces era llamada Murtia. Con la llegada en el 825 del emir de Al-Andalus, Abderramán II, se le cambia el nombre a Madina Mursiya y se convierte en uno de los principales centros de producción agraria.

En 1243, gracias al Tratado de Alcaraz firmado con el futuro de rey de Castilla, Alfonso X el Sabio, Murcia se rinde a los cristianos, incorporándose a la Corona de Castilla. En 1264 tuvo que ser sofocada una revuelta de los mudéjares por Jaime I de Aragón, a la finalizar la revuelta envió a 10.000 aragoneses a repoblar la zona.

Monasterio de Santa Clara la Real, alberga los restos del pasado árabe, historia de Murcia
Monasterio de Santa Clara la Real, alberga los restos del pasado árabe de Murcia

El siglo XIV fue un período de gran incertidumbre para los murcianos, debido a que estaba en el punto de unión de las zonas más calientes de la época, el Reino de Aragón, los corsarios del Mediterráneo y los musulmanes granadinos. Además de ésto, la ciudad se vio azotada por varias plagas de peste que mermaron gravemente la población.

A finales del siglo XV, la ciudad fue centro de operaciones de la ofensivas lanzadas por las tropas de los Reyes Católicos a la zona oriental de Granada. En el siglo siguiente también juegan un papel importante en la batalla contra los moriscos, ayudando a las tropas del rey Felipe II a sofocar la rebelión morisca de Granada, con éste hecho además de ganar el título de «Muy noble y muy leal», se quedaron con la industria de la seda granadina.

En el siglo XVIII Murcia también fue clave en la Guerra de Sucesión, se posicionaron a favor de los borbones y con la ayuda del obispo de Cartagena, Luis Belluga, consiguieron frenar el avance de las tropas de los Austrias.

Catedral de Murcia, el edificio más emblemático de la ciudad, historia de Murcia
Catedral de Murcia, el edificio más emblemático de la ciudad

Con el estallido de la Guerra de Independencia fue conquistada por las tropas francesas en 1810, lo que trajo consigo un brutal saqueo de la ciudad. En 1833 se dividió el Reino de Murcia en las provincias de Murcia y Albacete, designando a la ciudad capital de la primera región. El siglo terminó dejando en Murcia una de las más grandes riadas que hayan vivido en toda su historia, con más de 800 muertos.

En las elecciones para la Segunda República ganaron los izquierdistas, éstos mantuvieron el control sobre la ciudad hasta el 29 de marzo de 1939, sólo dos días antes del final de la Guerra Civil Española. Durante el franquismo vivió una gran expansión urbana que se afianzó con la democracia, debido al crecimiento del turismo que llegaba a la zona. Hoy en día es una ciudad que vive del turismo, la industria y sus fértiles tierras, llegando a ganarse el sobrenombre de Huerta de Europa.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!