Coliseo de Roma

Coliseo de Roma

En la Plaza del Coliseo, en pleno corazón de Roma, se levanta desde hace más de dos mil años el Coliseo, anfiteatro que nos permite transportarnos a una época pasada de gloria y honor, en la que se celebraban luchas entre gladiadores y otros espectáculos, para entretener tanto a la alta sociedad como a la plebe.

Su construcción comenzó bajo el mandato del emperador Vespasiano, de la dinastía Flavia, entre los años 70 y 72 a. C. Su inauguración oficial celebrada en el 80 a. C, estando ya en el poder su hijo Tito, se extendió durante 100 largos días. Desde ese momento se convirtió en el mayor anfiteatro romano de la historia, medía 57 metros de altura, 188 metros de largo y 156 de ancho, tenía 80 arcos de entrada para permitir la entrada de 55.000 personas.

Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

En el interior el público se colocaba según el rango social, el emperador y los integrantes de la alta sociedad de la época se sentaban lo más cerca posible de la arena, según se iban alejando las gradas de ésta, iba descendiendo el rango social del espectador. Se celebraron luchas de gladiadores y peleas entre animales, incluso se juntaban para luchar a vida o muerte, animales y personas, se calcula que pudieron morir entre 500.000 y 1.000.000 de personas en estos espectáculos.

Un sofisticado sistema de canalización del agua en los pisos inferiores, permitía el llenado y vaciado de éstos en poco tiempo, eso permitió que se celebraran dentro del Coliseo incluso batallas navales. Aún después de la caída del Imperio Romano en el 476 d. C, todavía se siguieron celebrando espectáculos hasta el siglo VI, por lo que estuvo en funcionamiento más de 500 años.

Interior del Coliseo de Roma
Interior del Coliseo de Roma

Tras perder su función como anfiteatro, se construyó una pequeña iglesia en el interior, se utilizó como cementerio, las gradas sirvieron como refugios, algún noble edificó una fortaleza aprovechando sus altos muros, sufrió terremotos, las piedras y cualquier otro elemento que valiera para otras construcciones se arrancaron para darle nuevos usos.

Hasta mediados del siglo XVIII, cuando Benedicto XIV lo consagró como lugar santo, no se comenzaron las obras para el cuidado y mantenimiento de éste gran monumento histórico. En 1980 fue declarado, junto con el centro histórico de Roma, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, desde 2007 se le ha designado una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo.

Hipogeo del Coliseo de Roma
Hipogeo del Coliseo de Roma

Muy cerca del Coliseo de Roma se encuentra el Arco de Constantino, construido en el año 312 d. C. para celebrar la victoria de Constantino I el Grande en la Batalla del Puente Milvio. Se levantó en la antigua Via Triumphalis, ruta que tomaban los emperadores cuando volvían vencedores de sus contiendas. Es el arco del triunfo más moderno de todos los que se construyeron en la Roma Antigua.

Mide 21 metros de alto y casi 26 de ancho, está formado por tres arcos, siendo el del centro el más grande. La parte inferior se construyó con bloques de mármol, la superior es de ladrillos con incrustaciones en mármol. Las inscripciones en lo más alto del monumento, recuerdan las hazañas del emperador y sus aniversarios de gobernante.

Arco de Constantino junto al Coliseo de Roma
Arco de Constantino junto al Coliseo de Roma

El horario del Coliseo de Roma varía en función de la época del año, de mediados de febrero a mediados de marzo de 09:00 a 16:30 horas, desde ahí hasta finales de marzo cierra a las 17:00 horas, de abril a agosto abre de 09:00 a 19:00 horas, en septiembre hasta las 18:30 horas, en octubre hasta las 18:00 horas y de noviembre a mediados de marzo, de 09:00 a 16:00 horas.

La entrada es conjunta con el Foro Romano y el Monte Palatino, es válida durante dos días y cuesta 12€ la general y 7,50€ la reducida, válida para europeos conedades entre 18 y 25 años, es gratuita para europeos mayores de 65 o menores de 18 años y para personas con discapacidad. Para los portadores del Roma Pass, es gratis si es uno de los dos primeros lugares que visitas, además tendrías la entrada preferente. Para evitar las enormes colas en las taquillas del Coliseo de Roma, aconsejamos aprovechar que la entrada es conjunta para adquirirla en el Foro Romano o el Monte Palatino, usualmente más vacíos de turistas.

Si quieres visitar los subterráneos y el tercer nivel, hay que contratarlo por adelantado, ya que sólo se puede hacer con visita guiada, cuesta 21,5€, incluyendo el suplemento de 1,5€ por comprar por internet. Si quieres contratar la visita guiada de la zona abierta a todo el público, el precio son 17€, a lo que habría que añadir 1,5€ si lo compras por online. Los idiomas disponibles en las visitas guiadas son italiano, inglés y español.

Se accede desde la estación Colosseo de la línea B de metro, con las líneas de autobuses urbanos 60, 75, 84, 85, 87, 117, 175, 186, 271, 571, 810 y 850 o con la línea 3 del tranvía.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!