Puerta de Brandeburgo en Berlín


Puerta de Brandeburgo en Berlín (Brandenburger Tor)

Ubicada en Pariser Platz, entre la avenida Unter den Linden y el Parque Tiergarten, la Puerta de Brandeburgo es el símbolo más famoso de Berlín.

Puerta de Brandeburgo, uno de los símbolos de Berlín
Puerta de Brandeburgo, uno de los símbolos de Berlín

Se trata de una construcción de estilo neoclásico de 26 metros de altura, 65 de ancho y 11 de largo, inaugurada en el año 1791, durante el reinado de Federico II de Prusia. Está coronada por una escultura de cobre de la diosa Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos.

Aunque lo parezca, no es un Arco del Triunfo como el de París, era más bien una de las 18 puertas de la antigua muralla que rodeaban la ciudad, siguiendo el modelo de las puertas de acceso de la Acrópolis de Atenas.

Desde su construcción y hasta el año 1918 la Puerta de Brandeburgo sólo podía ser utilizada por los miembros de la realeza, o como mucho por las personas elegidas por ellos mismos.

Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial resultó gravemente dañada, teniendo que ser reconstruida en 1957, unos años después de finalizar la guerra y tras serias divergencias entre los mandatarios de Alemania del Este y del Oeste.

Cuadriga de la Puerta de Brandeburgo en Berlín
Cuadriga de la Puerta de Brandeburgo en Berlín

La Puerta de Brandeburgo quedó en tierra de nadie cuando se construyó el Muro de Berlín, en medio de las dos partes en las que se había dividido la ciudad, sin acceso desde ninguna de ellas. Sólo podían visitarla los vigilantes de la frontera o las personas que tuvieran un pase especial de la antigua RDA.

Con la reunificación de Alemania en 1991 y tras 30 años sin mantenimiento, la puerta tuvo que ser completamente restaurada. Diez años después se llevó a cabo otra remodelación, para conseguir mostrar el aspecto majestuoso que se puede ver hoy en día.

La cuadriga de la Puerta de Brandeburgo fue añadida en 1793, señalando hacia el centro de la ciudad en dirección Este. Napoleón se la llevó a París como trofeo de guerra, pero antes de llegar allí el emperador fue derrotado y la estatua recuperada por el general Ernst von Pfuel. Tras la vuelta a Berlín se restauró y se le añadió la cruz de hierro.

Vista nocturna de la Puerta de Brandeburgo en Berlín
Vista nocturna de la Puerta de Brandeburgo en Berlín

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial la cuadriga también fue prácticamente destruida, en la reconstrucción que se llevó a cabo tras la guerra se decidió quitarle la cruz de hierro y el águila por considerar que representaba el militarismo alemán.

Tras los 30 años que estuvo la puerta en tierra de nadie, se hizo una restauración de la estatua en la que se le colocó el águila y la cruz de hierro que podemos volver a disfrutar hoy en día coronando todo el monumental conjunto, convertido en el símbolo de la unidad alemana.

El acceso a la Puerta de Brandeburgo es libre y gratuito. Se puede llegar desde la estación Brandenburger Tor, por donde pasa la línea U55 de metro y S1, S2 y S25 de los trenes de cercanías (S-Bahn).


¿Te ha gustado esta guía?
Compártela para seguir creciendo!! :)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn