La Puerta de Toledo es la única de las ocho puertas que se conserva de la antigua muralla que rodeaban y protegía a Ciudad Real.

Puerta de Toledo en Ciudad Rea
Puerta de Toledo en Ciudad Real. Foto de María García Huertas.

Las otras eran: Puerta de Calatrava, Granada, Alarcos, La Mata, Ciruela, Santa María y del Carmen.

Lleva ese nombrar por señalar el camino hacia la ciudad de Toledo, hoy coincidiendo con la entrada desde la N-401.

Historia

La construcción de la muralla de comenzó en el siglo XIII, coincidiendo con la propia fundación de la Villa Real por Alfonso X.

Por aquel entonces llegó a contar con 130 torreones y un total de 4,5 kilómetros de longitud.

Con el paso del tiempo la muralla se fue desmotando, para aprovechar su sillería para la construcción de viviendas.

Hasta nuestros días sólo ha llegado la Puerta de Toledo, así como un tramo del lienzo de unos 40 metros situado junto a la Ronda de la Mata.

En 1915 la Puerta de Toledo fue declarada Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento Histórico Artístico.

Características

La puerta de estilo gótico-mudéjar fue construida a principios del siglo XIV.

Está formada por seis arcos, combinando los arcos ojivales en el exterior, los de herradura en el medio y los apuntados en el interior.

A ambos lados se alzan dos torreones cuadrados que miden doce metros de altura y cuatro de ancho.

Sobra el acceso de extramuros se puede ver un escudo de armas de Castilla.

En el lado contrario hay una inscripción con la fecha de construcción.

Recientemente ha sido restaurada, por lo que actualmente se puede disfrutar en todo su esplendor.

Precisamente, en la última restauración llevada a cabo en el 2013, se encontraron cuatro bustos esculpidos ubicados en la zona interior de la puerta.

El acceso es libre y gratuito.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!