Iglesias de Roma

Además de la Basílica de San Pedro, hay otras muchas basílicas e iglesias de Roma repletas de obras de arte.

Si quieres conocer todos sus secretos, puedes apuntarte a un tour por la Roma cristiana o un tour GRATIS por las iglesias barrocas.

Archibasílica de San Juan de Letrán

Llamada en italiano Basilica di San Giovanni in Laterano, es la más importante de las cuatro basílicas mayores de Roma.

De hecho, es oficialmente la Catedral de Roma.

Su historia se remonta al siglo III, cuando el emperador Constantino le cedió al papa el Palacio de Letrán.

Durante más de mil años fue sede de la Iglesia Católica, pero en 1377 se establecieron en el Vaticano.

El edificio barroco fue construido en el siglo XVII, por encargo del papa Sixto V y con diseño de Francesco Borromini.

Del exterior destaca la fachada principal, coronada con estatuas de CristoSan Juan Bautista, San Juan Evangelista y los ocho Padres de la Iglesia.

Archibasílica de San Juan de Letrán, una de las cuatro basílicas mayores de Roma
Archibasílica de San Juan de Letrán, una de las cuatro basílicas mayores de Roma

Nos dan la bienvenida unas enormes puertas de bronce, traídas desde la Curia del Foro Romano, en el interior llama la atención:

  • Ábside, con mosaicos calcos de los originales.
  • Cátedra, trono del obispo de Roma hecho en mármol y mosaicos.
  • Tumba del papa Martín V, en la nave central.
  • Estatuas de los Doce Apóstoles, enmarcadas entre nichos de mármol.

Desde el interior se accede al Claustro cosmatesco, hecho por la familia Vassalleto en el siglo XIII.

Así como al Palacio de Letrán, hoy alberga el Museo Pontificio de Antigüedades Romanas.

En los alrededores se ubica el Baptisterio, construido por Constantino, es el más antiguo de Roma.

No te pierdas tampoco el Sancta Sanctorum, al que se accede de rodillas por la Escalera Santa.

Se llega desde la estación San Giovanni, con la línea A de metro.

Basílica de San Pablo Extramuros

Nombrada en italiano como Basilica di San Paolo fuori le Mura, es la segunda más grande de las iglesias de Roma.

La primera iglesia fue construida en el siglo IV por Constantino, sobre la tumba de San Pablo.

Esa estructura permaneció en pie hasta el 15 de julio de 1823, cuando fue arrasada por un incendio.

Inmediatamente empezó la reconstrucción, contando con obras de arte cedidas por mandatarios de todo el mundo.

Basílica de San Pablo Extramuros, la segunda más grande de las iglesias de Roma
Basílica de San Pablo Extramuros, la segunda más grande de las iglesias de Roma

Son de especial interés los restos de la antigua basílica, como el claustro, el candelabro pascual o el sarcófago de San Pablo.

Además hay una colección de retratos de todos los papas de la Iglesia Católica, 42 de ellos rescatados del incendio.

Se puede llegar desde la estación Barberini-Fontana di Trevi, con la línea A de metro.

Basílica de Santa María la Mayor

Su nombre en italiano es Basilica di Santa Maria Maggiore, es una de las cuatro basílicas mayores y una de las cinco basílicas patriarcales de Roma.

En sus orígenes era conocida como Basílica Liberiana, ya que fue construida alrededor del 360 por el papa Liberio.

Fue consagrada a Nuestra Señora de las Nieves, por lo que también recibe el nombre de Basilica di Santa Maria della Neve.

En el exterior destaca la columna mariana, procedente de la Basílica de Majencio y Constantino en el Foro Romano.

También la torre campanario de origen medieval, una de las más altas de Roma.

Interior de la Basílica de Santa María la Mayor
Interior de la Basílica de Santa María la Mayor

En el interior se conserva la única planta original paleocristiana de las iglesias de Roma, no te pierdas:

  • Capilla Sixtina, construida en el siglo XIII para enterrar al papa Sixto V.
  • Capilla Paulina, acoge la tumba del papa Paulo V desde principios del siglo XVII.
  • Mosaicos, se conservan originales del siglo V.
  • Capilla Sforza, diseñada por Miguel Ángel.
  • Reliquias del pesebre, traídas desde Tierra Santa.
  • Tumba de Bernini, ubicada en el presbiterio.

Puedes llegar desde la estación Termini, con cualquiera de líneas de metro A o B.

Basílica de San Pietro in Vincoli

Ubicada al norte del Coliseo de Roma, fue construida para albergar las cadenas que ataron a San Pedro en Jerusalén.

De ahí viene su nombre, traducido al español como San Pedro Encadenado.

La primera iglesia se construyó en el siglo V, las reliquias fueron regaladas por la emperatriz Eudoxia al papa León I el Magno.

Actualmente se encuentran guardadas en una urna de cristal bajo el altar mayor.

"Moisés" de Miguel Ángel, en la Basílica de San Pedro in Vincoli
«Moisés» de Miguel Ángel, en la Basílica de San Pietro in Vincoli

Pero si hay algo que llama la atención es el «Moisés» de Miguel Ángel, escultura de principios del siglo XVI que forma parte del cenotafio del papa Julio II.

Hecha de mármol blanco, representa a Moisés sentado con las Tablas de la Ley bajo el brazo.

Son curiosos los cuernos que lleva sobre su cabeza, realmente representan rayos de luz celestiales.

En transporte público se llega con la línea B de metro, desde la estación Cavour.

Basílica de San Clemente de Letrán

También ubicada cerca del Coliseo, es una de las más fascinantes iglesias de Roma.

Adentrarse en su interior es hacer un viaje al pasado, desde los templos romanos, pasando por la primitiva iglesia del siglo IV, hasta la construcción actual del siglo XII.

El primer nivel es la basílica del siglo XII, está regentada por dominicos irlandeses que llegaron a Roma tras la Reforma Protestante.

Destaca su decoración medieval, en especial los mosaicos del ábside, el atrio o los frescos de la Capilla de Santa Catalina.

En el segundo nivel está la iglesia del siglo IV, a la accede a través de la sacristía.

Fue construida cuando el cristianismo se convirtió en religión oficial de Roma, está dedicada al papa Clemente I.

Dentro se conserva una de las mejores colecciones de pinturas medievales del mundo, la más antigua data del siglo VIII.

Las siguientes escaleras llevan al tercer nivel, un viaje en el tiempo hasta el siglo I, en pleno apogeo del Imperio Romano.

Hay un altar en honor al dios Mitra del siglo II, así como varias viviendas romanas.

Se puede llegar desde la estación Colosseo con la línea B de metro o desde Labicana con las líneas 3 y 8 de tranvía.

Iglesia de Santa María in Cosmedin

Es una de las iglesias más famosas de Roma por acoger la Boca de la Verdad, escultura de la Antigua Roma convertida en una gran atracción.

La construcción de la iglesia se remonta al siglo VI, fue erigida sobre los restos del Templo de Hércules en el Foro Boario.

A finales del siglo VIII se llevó a cabo una profunda reconstrucción, a partir de entonces recibió el nombre de Cosmedin.

Actualmente no tiene un interior excesivamente decorado, pero hay algunos elementos que merecen ser destacados:

  • Baldaquino, templete del siglo XII hecho de granito rojo.
  • Candelabro oriental, del siglo XIII.
  • Relicario de cristal, con el cráneo de San Valentín.
  • Cripta del siglo VIII, con reliquias traídas por los peregrinos.

Se puede llegar desde la estación Circo Massimo, por donde pasa la línea B de metro.

Boca de la Verdad en la Iglesia de Santa María in Cosmedin
Boca de la Verdad en la Iglesia de Santa María in Cosmedin

Boca de la Verdad (Bocca della Veritá)

El gran atractivo de la Iglesia de Santa María in Cosmedin se encuentra en el exterior, más concretamente en el pórtico.

La Bocca della Veritá es una escultura circular de 1,75 metros de diámetro, datada en el siglo I.

Cuenta la leyenda que su boca atrapa la mano de todo aquel que miente, hoy cientos de turistas se agolpan junto a ella para probar suerte.

En el exterior, además del pórtico con siete arcos que alberga la Boca de la Verdad, también destaca la torre campanario, la más alta de Roma construida en la Edad Media.

Iglesia del Gesú

Situada junto a la Plaza Venecia, es la primera iglesia del mundo construida por la Compañía de Jesús.

La construcción se llevó a cabo a finales del siglo XVI por encargo de San Ignacio de Loyola, fundador de la orden religiosa.

Hasta 1773 fue el hogar del Prepósito General de la Compañía de Jesús, máximo representante de los jesuitas, también llamado Papa Negro.

Del exterior cabe destacar su fachada, reconocida como la primera verdaderamente barroca.

Ha servido como referencia para la mayoría de iglesias jesuitas, especialmente en Sudamérica.

Se edificó sin naves laterales, sólo con pequeñas capillas que no restaran atención al Altar Mayor.

Altar Mayor de la Iglesia del Gesú
Altar Mayor de la Iglesia del Gesú

En el interior llaman la atención:

  • Capilla de San Ignacio, guarda el cuerpo del fundador de la Compañía de Jesús.
  • Capilla de San Francisco Javier, aloja la reliquia de su brazo derecho.
  • Frescos ilusionistas del techo y la cúpula, pintados por Giovanni Battista Gaulli.
  • Capilla de la Madonna della Strada, con una imagen del siglo XV.

Además de la iglesia se puede visitar un museo, incluyendo las estancias donde pasó sus últimos doce años de vida Ignacio de Loyola.

La parada de metro más cercana es Colosseo, por donde pasa la línea B de metro.

Iglesia de Santa María de la Victoria

Una de las más famosas iglesias de Roma, sobre todo tras su aparición en el libro «Angeles y Demonios» y la película homónima.

Fue construida a principios del siglo XVII, como parte del primer convento de Carmelitas Descalzas en Roma.

La obra maestra del interior se encuentra en la Capilla Cornaro, se trata del conjunto escultórico el «Éxtasis de Santa Teresa».

Es una de las esculturas más conocidas de Bernini, así como una de las obras maestras del barroco.

Representa la Transverberación de Santa Teresa, religiosa nacida en Ávila que alcanzó una unión mística con Dios.

Órgano y bóveda de la Iglesia de Santa María de la Victoria
Órgano y bóveda de la Iglesia de Santa María de la Victoria

En la bóveda de la iglesia se pueden admirar espectaculares frescos del siglo XVII, hechos por Giovanni Domenico Cerrini.

Junto al templo se encuentra la Fuente del Agua Feliz (Fontana dell’Acqua Felice), también llamada Fuente de Moisés.

Se accede desde la estación Repubblica-Teatro dell’Opera, por donde pasa la línea A de metro.

Iglesia de Santa María del Popolo

Preside la Plaza del Popolo desde 1250, aunque comenzó siendo una capilla erigida sobre el sepulcro del emperador Nerón.

Durante años fue creciendo, llegando a ser decorada a principios del siglo XVI por artistas como CaravaggioRafael o Bernini.

  • Capilla Cerasi, con dos obras de Caravaggio, «Conversión de San Pablo» y «Crucificción de San Pedro».
  • Capilla Chigi, diseñada por Rafael y completada por Bernini.
  • Capilla de la Natividad, con la «Adoración del Niño con San Jerónimo» de Pinturicchio.
  • Capilla Costa, con pinturas de la escuela de Pinturicchio.
  • Capilla Cybo, obra del arquitecto Carlo Fontana con decoración de Maratti.

Se hizo famosa por el libro de Dan Brown «Ángeles y Demonios», en concreto la Capilla Chigi esconde una pista buscada por el profesor Langdon.

Se accede desde la estación Flaminio, por donde pasa la línea A de metro.

Iglesia de Santa María del Popolo
Iglesia de Santa María del Popolo

Iglesia de Santa María de la Concepción

La última de las iglesias de Roma está situada en la Via Veneto, muy cerca de la Plaza de España.

Fue construida entre 1626 y 1631 por el cardenal capuchino Antonio Barberini, hermano del papa Urbano VIII.

Es la primera iglesia de Roma dedicada a la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Del interior destacan los frescos y retablos de las capillas, así como la tumba de Alexander Sobieski, príncipe polaco fallecido en Roma.

Cripta de los Capuchinos

Su gran tesoro se encuentra bajo el suelo, se trata de una cripta que contiene los huesos de 4.000 frailes capuchinos.

El osario tiene cinco capillas, decoradas con los huesos y cráneos de los frailes dispuestos de forma «artística».

Incluso se pueden ver algunos de los capuchinos momificados con sus antiguas vestiduras.

En se lee la inscripción: «Nosotros éramos lo que tu eres ahora, y lo que nosotros somos ahora, tu serás».

Puedes visitarla por tu cuenta, llegando desde estación Barberini-Fontana di Trevi con la línea A de metro.

O puedes apuntarte a una visita guiada en conjunto con la Iglesia de Santa María de la Victoria.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!