Historia de Londres

Historia de Londres

A pesar de existir indicios de asentamientos humanos prehistóricos, la fundación oficial de Londres se produjo en el año 43 d. C. Los romanos la bautizaron con el nombre de Londinium, sólo 17 años después la tribu de los icenos asaltaron y quemaron la ciudad. Con la reconstrucción posterior, el asentamiento no paró de crecer y prosperar, en sólo 100 años consiguió convertirse en la capital de la provincia de Britania. La ocupación romana se extendió hasta el siglo V.

Con la caída del Imperio Romano sufrieron durante siglos los ataques constantes de los vikingos, hasta que en el año 886, el rey Alfredo el Grande tomó el control de la ciudad y la convirtió en la sede del reino de Wessex. Gracias a las reformas impulsadas por éste rey, Londres adquirió una gran importancia económica y política. Durante siglos se sucedieron los enfrentamientos con los daneses, en algunos momentos incluso consiguieron hacerse con el reino.

Abadía de Westminster, historia de Londres
Abadía de Westminster en Londres

En el siglo XI, el rey Eduardo el Confesor refundó la ciudad de Westminster y la convirtió en la principal residencia real. A partir de ese momento compite en importancia con la City de Londres, ésta última era una ciudad más grande y próspera, pero en Westminster estaba instalada toda la Corte Real. En el año 1066, Guillermo, duque de Normandía, fue coronado rey de Inglaterra en la Abadía de Westminster.

Desde finales del siglo XV hasta principios del XVII gobernaron Inglaterra los reyes de la casa Tudor, encargados de impulsar grandes cambios religiosos, sociales y económicos. En éste período se produjo la reforma anglicana que acabó con la separación definitiva entre la Iglesia de Inglaterra, convertidos en protestantes, y la Iglesia Católica Romana. Estos reyes también impulsaron el comercio, Londres se convirtió en el principal puerto del Mar del Norte, lo que trajo una gran prosperidad económica que impulsó el crecimiento demográfico.

Londres extendiéndose a orillas del Támesis, historia de Londres
Londres extendiéndose a orillas del Támesis

El siglo XVII trajo grandes catástrofes, varias plagas de peste asolaron la ciudad, la más importante, conocida como la Gran Plaga de Londres, redujo en una quinta parte su población. En 1666 se produjo el Gran Incendio de Londres que arrasó gran parte de los edificios de madera, la reconstrucción se alargó durante 10 años.

En el siglo XVIII, durante la época gregoriana, se extendieron las fronteras de la ciudad, construyendo puentes sobre el Támesis se consiguieron crear nuevos barrios en la orilla sur del río. Aunque también fue una época marcada por la delincuencia, tuvieron que crear un cuerpo de policía profesional que capturaba a cualquiera que cometiera incluso un pequeño hurto, cientos de hombres, mujeres y niños fueron ahorcados en ese período.

Monumento al Gran Incendio de Londres, historia de Londres
Monumento al Gran Incendio de Londres

Con la llegada del siglo XIX se produjo un gran apogeo del Imperio Británico, lo que llevó a Londres a convertirse en la ciudad más grande del mundo. Esto trajo también graves problemas para sus habitantes, varias epidemias de cólera mermaron la población a mediados de siglo.

Los comienzos del siglo XX estuvieron marcados por el estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial, en ésta última se produjeron graves bombardeos por parte de las tropas alemanas, arrasaron gran parte de la ciudad y se cobraron la vida de miles de londinenses. En la segunda mitad del siglo se produjo una emigración masiva proveniente de los países colonizados por Inglaterra, creando el gran crisol de culturas que es actualmente la ciudad.

Con la llegada del nuevo milenio se construyeron futuristas edificios que contribuyeron a la modernización de la ciudad y a afianzarse como una de las urbes del mundo que más visitantes recibe al año.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!