Parques de Nueva York

Además del famosísimo Central Park, hay otros muchos parques de Nueva York que también merecen una visita.

Battery Park

Ubicado en la esquina sur de la isla de Manhattan, Battery Park es la zona verde más importante de Downtown Manhattan.

Lleva ese nombre por las baterías instaladas por ingleses y holandeses en el siglo XVII, para defenderse de los ataques desde el río Hudson.

Ocupa una superficie de 10 hectáreas, una estrecha franja de naturaleza entre el río Hudson y los grandes rascacielos de Manhattan.

Desde aquí parten los ferries hacia la Isla de la Libertad y la Isla Ellis, por lo que también se tiene vista hacia la Estatua de la Libertad.

Battery Park visto desde el río Hudson
Battery Park visto desde el río Hudson

Uno de las mayores atractivos es el Castillo Clinton, fuerte de piedra con forma circular que ha tenido infinidad de usos.

Fue construido a principios del siglo XIX como sistema defensivo, en 1823 fue cedido al ayuntamiento y usado como restaurante-teatro y casa de ópera.

A partir de 1855, con la llegada masiva de inmigración, se utilizó como la primera estación de inmigrantes de Estados Unidos.

Por sus puertas pasaron hasta 8 millones de extranjeros, antes de cambiarse la aduana a la cercana Isla de Ellis en 1890.

Hoy funciona como Monumento Nacional, acogiendo cada día a millones de visitantes del Puerto de Nueva York.

Se puede llegar desde la estación de metro Bowling Green, donde paran las líneas 4 y 5.

Otra opción es desde la estación Whitehall Street, por donde pasan las líneas N y R.

También con los autobuses M1, M6 y M15.

Desde Battery Park y hasta 59 St se extiende Hudson River Park, el segundo parque urbano más grande de Nueva York.

High Line Park

Ubicado en el barrio de Chelsea, High Line Park se construyó para reutilizar las antiguas vías de tren que abastecían las fábricas de la zona.

La plataforma elevada dejó de usarse en 1980, cayendo en el olvido durante más de 20 años.

Hasta 1999, cuando varios activistas abogaron por convertirlo en un espacio abierto al público.

Su idea era crear una zona verde elevada, similar a una que se había hecho anteriormente en París.

Las obras comenzaron en el 2006, tras retirar cientos de kilómetros de red ferroviaria.

La inauguración se hizo por secciones, abarcando desde el 2009 hasta el 2014, cuando se convirtió en uno los más famosos parques de Nueva York.

En algunos tramos se ha puesto suelo de madera, en otros grava y en algunas zonas se han dejado trozos de la red ferroviaria.

Como ornamentación se ha repoblado la flora salvaje que creció en la zona durante el período de desuso.

Además del agradable paseo, High Line Park ofrece una perspectiva diferente del río Hudson y de la ciudad vista desde las alturas.

Por el camino puedes ver las nuevas construcciones que forman parte de Hudson Yards y terminar la visita en Chelsea Market.

De de vez en cuando se hacen actuaciones y eventos culturales promovidas por voluntarios, siempre gratuitos.

El horario de High Line Park es:

  • De diciembre a marzo, de 07:00  a 19:00 horas.
  • Abril, mayo, octubre y noviembre, de 07:00 a 22:00 horas.
  • De junio a septiembre, de 07:00 a 23:00 horas.

La entrada es gratuita.

El acceso principal está en la calle Gansevoort, hasta allí se llega desde la parada de metro 8 Av, línea L, o desde 14 St, líneas A, C y E.

También se puede llegar con los autobuses M11, M13, M23 y M34.

Bryant Park

El último de los parques de Nueva York es un oasis de paz en pleno corazón de Manhattan, al abrigo de grandes rascacielos.

Tiene una superficie rectangular de 3,9 hectáreas, extendiéndose entre las calles 40, 42, la Quinta y la Sexta Avenida.

Fue inaugurado en 1843, aunque con el nombre de Reservoir Park por un depósito de agua que había en el lugar.

Precisamente en la ubicación del deposito es donde hoy se encuentra la Biblioteca Pública de Nueva York, una de las más famosas del mundo.

Otro punto de interés es la fuente de Bryant Park, llamada Josephine Shaw Lowell Memorial Fountain.

Bryant Park, un oasis en pleno corazón de Manhattan
Bryant Park, un oasis en pleno corazón de Manhattan

Lleva el nombre de una líder de la Reforma Progresista, siendo el primer memorial de Nueva York dedicado a una mujer.

Con su constante fluir de agua refresca el ambiente en verano, pero sobre todo llama la atención en invierno cuando se congela por completo.

Pero lo mejor para los neoyorquinos es la pista central de césped y las sillas y mesas a su alrededor, ideales para hacer un picnic.

En verano acoge eventos culturales y deportivos, como programas de cine o multitudinarias clases de yoga al aire libre.

Por contra en invierno acoge una pista de hielo gratuita, además de un mercadillo navideño a su alrededor.

Y eso no es todo, Bryant Park también cuenta con un carrusel de madera, una zona de lectura y otra de juegos tradicionales de mesa.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!