Cómo llegar a Lisboa

Cómo llegar a Lisboa

Para llegar a Lisboa desde otros países dispones de varias opciones, en avión, tren, autobús, cruceros o viajar en vehículo particular.

Todos los precios aquí mostrados están actualizados a fecha marzo del 2016.

Avión a Lisboa:

El medio de transporte más utilizado para llegar a Lisboa es el avión.

El Aeropuerto de Portela, además de ser el más grande el país, es uno de los más transitados de Europa.

Ubicado a menos de 10 kilómetros del centro de la ciudad, hay varios medios de transporte disponibles para cubrir ese corto trayecto.

Puedes reservar tus billetes de avión a Lisboa con el buscador de vuelos de Skyscanner, encuentra las mejores ofertas entre cientos de webs de viajes.

El metro es el medio de transporte más barato para llegar al casco histórico de Lisboa.

La línea roja conecta la Terminal 1 con el centro en unos 40 minutos.

El billete sencillo cuesta 1,40€.

Aerobus es la alternativa más rápida y cómoda de llegar desde el aeropuerto al centro de la ciudad, al ser un trayecto directo sólo tarda 20 minutos.

Hay dos líneas en funcionamiento, una que lleva al casco histórico y la otra al centro financiero.

El billete de 24 horas cuesta 3,50€, dos billetes de 24 horas son 5,50€, si viajamos en un grupo de más de cuatro personas, se puede adquirir un pase conjunto por 2€ cada una.

Comprando en la web de Aerobus se obtiene un pequeño descuento.

Los autobuses locales son otra de las opciones más baratas, hay cinco líneas que llegan a diferentes zonas de la ciudad, líneas 5, 22, 44, 45 y 83.

Dependiendo del destino se puede tardar cerca de un hora en hacer el trayecto, en todos los casos el billete sencillo cuesta 1,85€.

Los taxis como siempre son la alternativa más cara, sólo interesan si viajan juntas varias personas.

Aún así, dada la cercanía del aeropuerto con el centro, la carrera no suele costar más de 15€.

Tren a Lisboa:

Una opción menos utilizada para llegar a Lisboa es el tren, debido a las pocas conexiones que tiene con otras ciudades europeas. Por ejemplo, desde Madrid sólo hace el trayecto un tren nocturno que tarda entre 10 y 11 horas, los billetes empiezan en 24,20€.

Si tienes pensado viajar en tren por Portugal, puedes consultar los horarios y reservar en la web de CP.

La reserva de los billetes de tren por Europa, se puede hacer a través de Voyages-SNCF.

Estación de trenes de Rossio, cómo llegar a Lisboa
Estación de trenes de Rossio en Lisboa

Aunque hay cinco estaciones de tren en Lisboa, la que recibe trayectos internacionales es la de Santa Apolonia.

Los trenes nacionales se reparten entre el resto de estaciones:

  • Estación de Rossio, en pleno centro de la ciudad.
  • Estación de Oriente, la segunda más importante, pero está ubicada extrarradio.
  • Estaciones de Sete Rios y Cais do Sodré.

Autobús a Lisboa:

También podemos optar por llegar en autobuses de larga distancia a Lisboa, en éste caso hay dos estaciones en funcionamiento, aunque ambas están ubicadas alejadas del centro de la ciudad.

La más utilizada es la Estación de Oriente, situada junto a la estación de trenes, hasta allí llegan las líneas europeas y las españolas.

La otra estación es la Sete Rios, también ubicada junto a la estación de trenes, recibe principalmente las líneas nacionales de autobuses.

Los trayectos europeos hay que reservarlos en la web de Eurolines, desde España llegan los autobuses de Alsa y AvanzaBus.

Para moverse por Portugal, la compañía de autobuses es Rede-Expressos.

Crucero a Lisboa:

Algunos de los cruceros que recorren el Mediterráneo tienen parada en el Puerto de Lisboa, hay otros que recorren el norte de Europa e incluso hay un trayecto que lleva desde Lisboa hasta Buenos Aires.

La terminal de cruceros está ubicada a orillas del estuario del Tajo, por lo que ya desde el barco se tienen unas estupendas vistas de la ciudad.

Cruceros atracados en el Puerto de Lisboa, transporte a Lisboa
Cruceros atracados en el Puerto de Lisboa

Coche a Lisboa:

Por último está la opción de llegar en coche a Lisboa, es el medio más utilizado por los españoles debido a la cercanía de ambos países.

Dependiendo del punto de origen, hay varias autovías que llegan a la ciudad.

Desde el centro de España se llega siguiendo la Autopista de Extremadura A-5, para conectar en Portugal con la autopista de peaje IP7.

Viniendo desde Galicia, hay que coger la autopista de peaje IP1 que recorre Portugal de norte a sur.

Desde las ciudades ubicadas junto al Cantábrico, hay que conectar con la autopista de peaje IP2, cerca de Salamanca.

Por último, viniendo desde el sur, hay que seguir la autopista A-49, para enlazar en Portugal con la autovía de peaje IP1.

También puedes alquilar un coche allí y planear una ruta a tu aire por Portugal, con el buscador de Rentalcars encontrarás los precios más baratos entre cientos de webs de reservas.

Las autopistas en Portugal son todas de pago, la mayoría de sus ciudadanos siguen utilizando las carreteras locales por considerarlos muy caros.

Algunas de las autovías sólo tienen peaje electrónico, es decir que no encontraremos cabinas de peaje, sino que hay pórticos que identifican nuestra matrícula.

Lo más cómodo sería adquirir el sistema de telepeaje Via Verde, en España conocido como Via-T, recientemente se ha activado el funcionamiento de los aparatos de telepeaje de España en Portugal.

Pero los que no dispongan de estos dispositivos y pasen sólo unos pocos días en el país, tienen otras opciones:

  • Easytoll, permite asociar la matrícula de nuestro coche con una tarjeta bancaria para ir deduciendo los pagos, hay una especie de cajeros en los Welcome Points ubicados junto a las fronteras, permiten dar de alta éste servicio válido durante 30 días.
  • Tollcard, es una tarjeta precargada válida durante año, se puede comprar en las estaciones de servicio con un saldo de 5, 10, 20 o 40€, se activa mediante un sms con el que se asocia a la matrícula del coche.
  • Tollservice, tiene ya un trayecto fijo predeterminado, es válido para ir y venir desde España hasta Oporto por las vías A28 o A41 o desde España hasta Faro por la vía 22, cuesta 20€ y se puede usar durante 3 días.

Para estancias de hasta 90 días se puede adquirir un dispositivo Via Verde temporal, cuesta 6€ la primera semana y 1,5€ a partir de la segunda.

En el momento de la adquisición hay pagar una fianza de 27,50€, se reembolsará cuando se devuelva el dispositivo.

Aunque se viaje a Portugal con matrícula extranjera, es obligatorio abonar los peajes, la multa por impago será 10 veces el precio del tramo no pagado, con un mínimo de 25€.

Los límites de velocidad son los mismos que en España, 120 km/h en autopistas, 100 km/h en carreteras y 50 km/h en ciudad.

El centro de Lisboa, como en todas las ciudades, es un caos para aparcar, además muchas calles son pequeños laberintos que te pueden hacer dar varias vueltas buscando sitio.

Las zonas de estacionamiento controlado están diferenciadas por colores, dependiendo de la cercanía con el casco histórico.

La zona verde es la más barata por ser la más alejada del centro, le sigue la amarilla que incluye las calles secundarias y la roja que son las calles principales del centro.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!