Qué comer en Lisboa

Qué comer en Lisboa

La gastronomía en Lisboa está ligada desde hace milenios a la materia prima que obtienen del mar, utilizan especialmente el bacalao, no en vano se dice que en Portugal hay una receta de bacalao para cada día del año.

Entre los platos típicos de Lisboa podemos encontrar, las pataniscas a la bacalhau, son buñuelos de bacalao desalado; la caldeirada de bacalhau, un guiso tradicional hecho con bacalao, verduras y patatas; el bacalhau com presunto, una especie de lasaña hecha con patatas, bacalao y jamón salado o el bacalhau à Brás, un revuelto con bacalao desalado, patatas paja y aceitunas negras de acompañamiento.

Además del bacalao, se utilizan otros muchos pescados y mariscos frescos, se pueden cocinar simplemente a la brasa o al horno o incluirlos en deliciosos arroces caldosos, guisos o sopas.

Arroz caldoso con marisco, qué comer en Lisboa, gastronomía tradicional de Lisboa
Arroz caldoso con marisco

Pero no sólo en los productos del mar se basa la cocina de Lisboa, entre sus platos típicos se encuentra también el cocido a la portuguesa, un contundente guiso de invierno que incluye carne, legumbres, verduras y patatas, los peixinhos da horta, son judias verdes rebozadas en harina y fritas, de éste plato se dice que surgió la famosa tempura japonesa o el caldo verde, una especie de puré de patatas líquido acompañado con finas tiras de col.

Para acompañar esta excelente gastronomía, nada mejor que un buen vino portugués, en la región de Lisboa se producen hasta nueve vinos que cuentan con Denominación de Origen Protegida. Aunque los vinos más conocidos mundialmente son los de Oporto, los podemos encontrar en todos los bares, tascas y restaurantes de la ciudad. Otra de las bebidas típicas es el licor Ginjinha, está hecho con guindas fermentadas, se suele consumir un chupito con el fondo cubierto de chocolate líquido.

Pasteles de Belém, dulce típico de Lisboa, qué comer en Lisboa
Pasteles de Belém, dulce típico de Lisboa

Los dulces más famosos de Lisboa son los pasteles de Belém, se hacen siguiendo una receta secreta desde hace más de 200 años que sólo tres privilegiados conocen. Se trata de unas tortitas de hojaldre, rellenas con crema pastelera. Los auténticos hay que ir a comprarlos a la pastelería Casa Pasteis de Belém, ubicada cerca del Monasterio de los Jerónimos, en el número 84 de la Rua de Belém.

Comer en Lisboa sale bastante barato, un menú ronda los 5€, aunque si queremos comer de carta con un buen vino, la comida puede salir por unos 20€ por persona. Es costumbre poner una serie de aperitivos mientras esperamos que nos sirvan la comida, pero atención no son gratuitos, si consumimos alguno de ellos hay que pagarlo aparte.