Basílica de San Marcos

La Catedral de Venecia, oficialmente Basílica de San Marcos, es el edificio más llamativo de la Plaza de San Marcos.

Basílica de San Marcos al fondo de la Plaza de San Marcos
Basílica de San Marcos al fondo de la Plaza de San Marcos

Está considerada una de las iglesias más hermosas del mundo, por su clara influencia bizantina que la hace única en Europa.

Historia

Su historia comienza en el año 832, cuando se hizo necesario construir un templo que albergara las reliquias de San Marcos.

Ya por entonces considerado patrono de Venecia, su cuerpo había sido robado de Alejandría cuatro años antes.

La primera construcción se quemó durante un motín en el 975, no fue hasta el año 1063 cuando comenzaron las obras del edificio actual.

Incluye importantes modificaciones hechas entre los siglos XV y XVII, gracias a los contribuciones económicas obligatorias de los comerciantes venecianos.

En 1807 fue nombrada Catedral de Venecia, hasta entonces era la capilla privada del Dux.

Basílica de San Marcos, en su interior se guarda la imagen del patrón de Venecia
Basílica de San Marcos, en su interior se guarda la imagen del patrón de Venecia

Exterior

En el exterior llama la atención su marcado estilo bizantino, mucho mejor conservado que las iglesias de esas lejanas tierras.

La fachada principal está formada por cinco portadas, decoradas con mosaicos que cuentan la historia del traslado del cuerpo de San Marcos.

Sobre la portada central hay una terraza con réplicas de los cuatro caballos que los venecianos trajeron de Constantinopla, tras la conquista de la ciudad durante la Cuarta Cruzada.

Rematando la fachada se encuentra el famoso León de San Marcos, un símbolo de Venecia.

Interior

Interiormente destaca la decoración dorada típica bizantina, así como las esculturas, mosaicos y mármoles que hacen todo el conjunto espectacular.

Uno de los elementos más apreciados del interior es la Pala d’Oro, retablo considerado una obra maestra de la orfebrería bizantina.

Aunque desde sus inicios contaba con deslumbrantes paneles de oro y plata, el aspecto gótico actual se le dio en el siglo XIV.

Fue entonces cuando se añadió un deslumbrante marco dorado y una gran cantidad de piedras preciosas.

No te pierdas tampoco el mosaico del reverso del tímpano que data del siglo XII, la pila bautismal del siglo II o el iconostasio del presbiterio.

Condiciones de acceso

Hay varias reglas que hay que tener cuenta para visitar la Basílica de San Marcos:

  • Llevar un vestuario adecuado, es decir pantalones o faldas largas y hombros cubiertos.
  • Prohibido entrar con maletas o mochilas, hay taquillas gratuitas en la entrada.
  • Prohibido hacer fotos o vídeos en el interior.
Interior de la Basílica de San Marcos
Interior de la Basílica de San Marcos

Horario

El horario de la Basílica de San Marcos es: de lunes a sábados de 09:45 a 17:00 horas.

Los domingos y festivos sólo abre por las tardes, de 14:00 a 16:00 horas en invierno y hasta las 17:00 horas en verano.

Entrada

La entrada a la Catedral de Venecia es gratuita.

Lo que sí tiene un coste es el acceso al museo que son 4€, al tesoro 3€ y a la Pala de Oro 2€.

En todos los casos, se reduce a la mitad para los que tengan derecho a la entrada reducida.

Visita guiada

Si quieres conocer todos sus secretos lo mejor es contratar una visita guiada en español, con la ventaja extra de ahorrarte las colas.

Hay otra opción más económica, adquirir una audioguía disponible en español, inglés, alemán, francés, italiano y ruso.

Cómo llegar

Para llegar a la Basílica de San Marcos hay tres paradas de transporte público disponibles:

  • S. Marco-Vallaresso, líneas 1, 2 y N de vaporetto.
  • S. Marco-Giardinetti, líneas 2 y 10 de vaporetto y naranja, azul, roja y verde de Alilaguna.
  • S. Marco-San Zaccaria, líneas 1, 2, 4.1, 4.2, 5.1, 5.2 y N de vaporetto y las líneas verde, azul y roja de Alilaguna.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!