Qué ver en Santander

Qué ver en Santander

Siendo una de las ciudades más bellas del Cantábrico, no es de extrañar que haya mucho que ver en Santander.

Qué ver en Santander, una de las ciudades más bellas del Cantábrico
Qué ver en Santander, una de las ciudades más bellas del Cantábrico

Los principales puntos turísticos se extienden a orillas del mar y la bahía, por ese motivo hay bastante distancia entre ellos.

No sólo hay que visitar el casco histórico, también recorrer el Paseo de Pereda, la Península de la Magdalena y El Sardinero.

Ahorra tiempo y dinero reservando ya tu alojamiento en Santander con Booking, si cambias de idea puede cancelar gratis en la mayoría de habitaciones.

Qué ver en Santander centro

El casco histórico se ubica paralelo a la Bahía de Santander, de hecho, parte está ocupado por terreno ganado al mar.

Es el caso por ejemplo de la Plaza de las Atarazanas, donde se ubicaban originalmente los muelles.

Está presidida por la Catedral de Santander, construida sobre la primitiva abadía que dio origen a la ciudad.

Catedral de Santander en la Plaza de las Atarazanas
Catedral de Santander en la Plaza de las Atarazanas

Por su parte el epicentro civil es la Plaza del Ayuntamiento, donde se alza la Casa Consistorial.

Tras ella se ubica el Mercado de la Esperanza, el lugar ideal para descubrir la gastronomía de la ciudad.

A unos pocos metros se abre la Plaza de Pedro Velarde, popularmente conocida como Plaza Porticada.

Plaza Porticada o Plaza de Pedro Velarde
Plaza Porticada o Plaza de Pedro Velarde

Bajo ella se han hallado restos de la muralla medieval, búnkeres y refugios de la Guerra Civil que también se pueden visitar.

A continuación está el Mercado del Este, principalmente ocupado por locales de hostelería, también acoge el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

Antes de acceder al Paseo Marítimo pasaremos por la Plaza Pombo, con su pintoresco templete de música.

Paseo de Pereda (Paseo Marítimo de Santander)

Entre el casco histórico y la bahía se extiende el Paseo de Pereda, paseo marítimo por excelencia de Santander.

En un extremo se ubican los Jardines de Pereda, pulmón verde decorado con fuentes y monumentos.

Sede del Banco Santander tras los Jardines de Pereda
Sede del Banco Santander tras los Jardines de Pereda

Entre ellos llama la atención el Monumento al incendio de Santander o el Monumento Cabo Machichaco.

Los edificios que flanquean el Paseo de Pereda fueron añadidos a principios del siglo XX, destacando la sede del Banco Santander.

En el lado contrario, junto al mar, se alza el Centro Botín, de hecho, parte de su estructura está suspendida sobre el agua.

A su lado se conserva la Grúa de Piedra, icónico legado de los muelles de la bahía.

Centro Botín junto al Paseo Marítimo de Santander
Centro Botín junto al Paseo Marítimo de Santander

También de esa época es el Palacete del Embarcadero, antigua aduana reconvertida en sala de exposiciones.

Junto a él atracan Los Reginas, embarcaciones que conectan Santander con Somo y Pedreña.

Más adelante, en el propio Muelle de Calderón, está el Monumento a los Raqueros, convertido en un símbolo de la ciudad.

Tras ellos se alza sobre el mar el Club Marítimo, uno de los más prestigiosos de España.

Monumento a los Raqueros y Club Marítimo
Monumento a los Raqueros y Club Marítimo

Desde aquí se gestionan los amarres del cercano Puertochico, con cientos de embarcaciones de recreo.

Al fondo divisamos el llamativo edificio del Palacio de Festivales, escenario de espectáculos culturales nacionales e internacionales.

Justo enfrente se ubica el Dique de Gamazo, antiguamente utilizado para la construcción, reparación e inspección de buques, ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Junto a él se encuentra la Duna de Gamazo y un poco más adelante la Explanada de Gamazo, dos lugares ideales para disfrutar de las vistas de la bahía.

Museo Marítimo del Cantábrico
Museo Marítimo del Cantábrico

Ya casi al final del paseo marítimo está el Museo Marítimo del Cantábrico, imprescindible para conocer la relación histórica de Santander con el mar.

A sus pies se extiende la Playa de los Peligros y a continuación la Playa de la Magdalena, ya adentrándose en nuestro siguiente destino.

Península de la Magdalena

Para llegar hasta ella hay que seguir la Avenida Reina Victoria, flanqueada por un lado por lujosas casonas, palacetes y hoteles y por el otro abierta a la bahía.

Ya en la Península de la Magdalena, todo el espacio está ocupado por un parque de más de 20 hectáreas.

Palacio de la Magdalena en la península del mismo nombre
Palacio de la Magdalena en la península del mismo nombre

Preside el conjunto el Palacio de la Magdalena, residencia de verano del rey Alfonso XIII convertida en un símbolo de la ciudad.

Pero también hay otros edificios históricos, como las Caballerizas Reales, el Embarcadero Real o el Faro de la Cerda.

En el lado norte de la península se ubica el Museo “El Hombre y el Mar”, con cuatro navíos que te invitarán a conocer su historia.

A su lado encontraremos el Parque Marino, un minizoo entre los acantilados con focas, leones marinos y pingüinos.

Mirador en la Península de la Magdalena
Mirador en la Península de la Magdalena

Además, la península cuenta con dos playas: la Playa de la Magdalena y la Playa de los Bikinis.

Sin olvidar los numerosos miradores, con vistas panorámicas entre las que se incluye la Isla de Mouro o El Sardinero.

El Sardinero

Zona de playas por excelencia de Santander, ya desde el siglo XIX fue elegida por la nobleza para sus vacaciones de verano.

Las cuatro playas de El Sardinero son: Playa del Camello, Playa de la Concha, la Primera y la Segunda de El Sardinero.

Playas de El Sardinero
Playas de El Sardinero

Frente a ellas se han construido edificios emblemáticos como el Gran Casino, joya del estilo Belle Époque.

Recorriendo el paseo marítimo podrás detenerte a disfrutar de la Plaza de Italia, los Jardines de San Roque, los Jardines de Piquío o el Mirador del Chiqui.

Cabo Menor y Cabo Mayor

El extremo norte de El Sardinero lo cierra el Cabo Menor, junto con el cercano Cabo Mayor, forman uno de los lugares más espectaculares de Santander.

Siguiendo la Senda de Mataleñas llegarás hasta el extremo del Cabo Menor, pasando por el camino por la Playa de Los Molinucos.

Cabo Menor de Santander
Cabo Menor de Santander

Del otro lado del cabo se abre la Playa de Mataleñas, sus cristalinas aguas te transportarán a paraísos lejanos.

Por último encontraremos el Cabo Mayor, presidido por el faro más importante de Cantabria, que además acoge un Centro de Arte.

Visitas guiadas por Santander

Como ves hay muchísimo que ver en Santander, por eso si tienes poco tiempo, lo mejor es apuntarse a un free tour

También puedes optar por dar un paseo en barco por la bahía o por visitar los principales sitios de interés desde el autobús turístico.

Barcos de recreo en Puertochico
Barcos de recreo en Puertochico

Excursiones desde Santander

Si por el contrario tienes tiempo de sobra, entonces puedes utilizar Santander como base para descubrir Cantabria.

Puedes por ejemplo visitar pueblos costeros como Comillas, San Vicente de la Barquera, Castro Urdiales, Noja o Santoña.

O descubrir algunos de los pueblos más bonitos de España, incluyendo Santillana del Mar, Bárcena Mayor, Carmona o Liérganes.  

Y por supuesto adentrarte en el corazón de la Cordillera Cantábrica, visitando la Comarca de Liébana, los Valles Pasiegos, el Parque Natural Saja-Besaya o el de los Collados del Asón.

¿Te ha gustado esta guía? Compártela para seguir creciendo!!

Síguenos en

Aún no tienes hotel

Booking.com

Tu vuelo al mejor precio!

Reserva tu coche de alquiler!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad